Mostrando entradas con la etiqueta política. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta política. Mostrar todas las entradas

Ecuador: Evaluación del Plan Decenal de Educación 2006-2015

Rosa María Torres
Portada del informe de Evaluación del Plan Decenal de Educación 2006-2015
elaborado por el Ministerio de Educación del Ecuador (octubre 2016).
El Plan Decenal de Educación 2006-2015 fue aprobado en consulta popular realizada en noviembre de 2006, al término del gobierno de Alfredo Palacio. Su evaluación debe ser devuelta a la sociedad, socializada y debatida ampliamente. Como es obvio, no cabe organizar un nuevo Plan Decenal de Educación sin antes analizar como país las lecciones y los aprendizajes dejados por éste. El Ministerio inició el proceso de construcción de un nuevo Plan Decenal en agosto de 2016.

Reviso aquí las dos evaluaciones del Plan que ha hecho el Ministerio de Educación, una muy breve (4 páginas) en febrero de 2016 y otra, mesas más tarde, con un informe extenso (130 páginas), muy diferentes entre sí y arribando a conclusiones distintas. La primera afirmó que las 8 políticas/metas del Plan se cumplieron; la segunda afirmó que 5 de las 8 políticas/metas no se cumplieron.

En mi artículo "Ecuador: ¿Otro plan decenal de educación?" (2015) reclamaba al Ministerio la falta de evaluación del Plan Decenal de Educación 2006-2015 y la preparación de un nuevo Plan Decenal sin haber evaluado el anterior.

Frente a mi insistencia, y a la de varias voces que fueron sumándose con la misma preocupación, el Ministerio de Educación improvisó una "evaluación" de 4 páginas que incluyó en la Propuesta de la Comunidad Educativa para un nuevo Plan Decenal de Educación 2016-2025 (Documento de Trabajo, documento borrador, febrero 2016). 


En este Cuadro 2 se presentó el resumen de la evaluación, con los indicadores de resultado elegidos para evaluar cada una de las 8 políticas del Plan Decenal. Las 8 políticas fueron dadas por "cumplidas".

Este Cuadro No. 4 se refirió específicamente a la Política 8 (presupuesto). La meta de incremento anual del 0.5% del presupuesto destinado a la educación, hasta llegar al 6% del PIB, se dio por cumplida, pese a que en 2015 se llegó solo al 3.93% del PIB.


El 16 de febrero de 2016 el Ministro de Educación Augusto Espinosa declaró que todas las políticas del Plan Decenal de Educación 2006-2015 habían sido cumplidas. Esto circuló el Ministerio de Educación en su cuenta de Twitter:


Informe de evaluación del PDE

En octubre de 2016 el Ministerio de Educación elaboró otra evaluación del Plan Decenal 2006-2015, en un informe aparte, y en un documento extenso y detallado (130 páginas). El país no se enteró de esta evaluación pues el Ministerio nunca subió este informe a su página web. El documento completo puede leerse aquí

Resultó que el ministro le mintió al país. Esta vez la evaluación concluyó que 5 de las 8 políticas no se cumplieron y estarían "próximo a cumplir", concretamente las políticas 1, 2, 3. 4, 5, las cuales tienen metas cuantitativas.

El Cuadro 2 enlista las 8 políticas, los indicadores de resultado (difieren con los utilizados en la evaluación de 4 páginas), metas y resultados alcanzados al 2015, el estado y la calificación para cada una de ellas.


Las políticas que sí se cumplieron serían la 6, la 7 y la 8.

Veamos más de cerca algunas políticas y cuáles fueron los indicadores elegidos para evaluar cada una de ellas.

Política 4: Erradicación del analfabetismo y educación continua de adultos, refraseada como "Erradicación del analfabetismo y fortalecimiento de la educación de adultos".

El indicador de resultado elegido es la tasa de analfabetismo (mayores de 15 años). Nada se dice de la "educación continua de adultos" o del "fortalecimiento de la educacion de adultos".

Política 5: Mejoramiento de la infraestructura y del equipamiento en escuelas y colegios
El indicador de resultado elegido es el promedio de cumplimiento de los indicadores:
- Presupuesto en infraestructura educativa.
- Porcentaje de incremento en infraestructura y equipamiento de las instituciones educativas.

No hay ningún indicador de calidad y uso de la infraestructura y el equipamiento escolares.

Política 6: Mejoramiento de la calidad de la educación, refraseada como "Mejoramiento de la calidad y equidad de la educación e implementación de un Sistema Nacional de Evaluación y Rendición Social de Cuentas del Sistema Educativo".

El indicador de resultado elegido es el promedio de cumplimiento de los indicadores:
Brecha de puntaje en género en evaluaciones LLECE:
- Puntaje promedio en la evaluación TERCE.
- Brecha entre quintiles en la tasa neta de asistencia a EGB (Educación General Básica) y BGU (Bachillerato General Unificado).
- Brecha entre área urbano-rural en la tasa neta de asistencia a EGB y BGU.
- Brecha de género en la tasa neta de asistencia a EGB y BGU.
- Sistema Nacional de Evaluación Educativa.

Algunos comentarios:
- Los indicadores elegidos se refieren únicamente a EGB y BGU, ninguno a Educación Inicial.
- La brecha entre estudiantes indígenas y no-indígenas no se menciona. En los resultados del TERCE, los estudiantes indígenas están por debajo de los estudiantes no-indígenas en ambos grados y en las cuatro áreas evaluadas.

Política 7: Mejoramiento de la formación docente, revalorización del rol y del ejercicio docente, refraseada como "Revalorización de la profesión docente y mejoramiento de la formación inicial, capacitación permanente, condiciones de trabajo y calidad de vida".

El indicador de resultado elegido es el promedio de cumplimiento de dos indicadores: "horas de capacitación docente, y porcentaje de docentes con un salario mayor a la canasta básica familiar". En otras palabras, el mejoramiento en la formación docente se mide en "horas de capacitación" y la "revalorización del rol y del ejercicio docente" en mejor salario. Mucho para pensar y para debatir al respecto. 

Política 8: Aumento del 0,5% anual en el PIB hasta el 2012 o hasta alcanzar al menos el 6% para inversión en el sector, refraseada como "Aumento del 0,5% anual en la participación del sector educativo en el PIB o hasta alcanzar al menos el 6% del PIB".

La política 8 se da por cumplida sobre la base del incremento del 0,5% anual en el PIB, sin hacer alusión a que no se alcanzó a llegar al 6% del PIB como se había establecido.


Les dejo con este texto introductorio del informe, el cual contiene una Presentación y un Resumen de los "resultados destacados" del Plan Decenal. Recomiendo, con todo, revisar el informe completo.



PRESENTACIÓN

El Plan Decenal de Educación (PDE) 2006-2015 constituyó un instrumento estratégico para la gestión del Sistema Nacional de Educación. El Plan aprobado mediante consulta popular (26 de noviembre de 2006) estuvo conformado por ocho políticas que constituyeron políticas de Estado prioritarias para la inversión del sector público, y son las siguientes:

Política 1. Universalización de la Educación Inicial de 0 a 5 años de edad.
Política 2. Universalización de la Educación General Básica de 1° a 10°.
Política 3. Incremento de la población estudiantil del Bachillerato hasta alcanzar al menos el 75% de los jóvenes en la edad correspondiente.
Política 4. Erradicación del analfabetismo y fortalecimiento de la educación de adultos.
Política 5. Mejoramiento de la infraestructura y el equipamiento de las instituciones educativas.
Política 6. Mejoramiento de la calidad y equidad de la educación e implementación de un Sistema Nacional de Evaluación y Rendición Social de Cuentas del Sistema Educativo.
Política 7. Revalorización de la profesión docente y mejoramiento de la formación inicial, capacitación permanente, condiciones de trabajo y calidad de vida.
Política 8. Aumento del 0,5% anual en la participación del sector educativo en el PIB o hasta alcanzar al menos el 6% del PIB.

Al cumplirse el período de ejecución del Plan Decenal de Educación 2006-2015, es imprescindible realizar una evaluación que permita contar con un panorama claro sobre la consecución de resultados a través de la aplicación de las políticas educativas establecidas; lo que genera una estrategia de identificación de aquellos aspectos que
resultaron exitosos, tanto como los que requieren ser potenciados, para de esta manera establecer un marco de referencia que permita discutir la continuidad de determinadas políticas o la inclusión de otras, en el nuevo decenio.

La consecución del PDE 2006-2015 fue posible gracias a los cambios introducidos en la normativa específica del sector y en la normativa general que rige al país, entre ellos: la Constitución de la República del Ecuador del 2008; el Plan Nacional para el Buen Vivir; la Ley Orgánica de Educación Intercultural y su Reglamento; el Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas y su Reglamento, y las Agendas de Coordinación Sectorial.

RESUMEN
El presente informe muestra la evaluación realizada a las políticas del Plan Decenal de Educación 2006-2015, al 31 de diciembre de 2015, de las cuales se destacan los siguientes resultados:
    - Del 2007 al 2015 el número de matriculados en Educación Inicial I y II (sostenimiento fiscal) se incrementó en 1,86 veces, pasando de 345.637 a 643.967 niños y niñas matriculados. La tasa bruta de matrícula en Educación Inicial fue 23,15% en 2007, mientras que en 2015 fue de 44,24%.
    - Del 2007 al 2015 el número de matriculados en Educación General Básica (EGB) se incrementó en 1,3 veces, pasando de 2’570.346 a 3’337.249 estudiantes (todos los sostenimientos). La tasa neta de asistencia a EGB pasó de 91,18% en 2006 a 96,26% en 2015, lo que implica que este nivel educativo cuente con acceso universal, el cual se considera a partir del 95% de asistencia.
    - Del 2007 al 2015 el número de matriculados en Bachillerato General Unificado (BGU) se incrementó 1,94 veces, pasando de 437.810 a 847.471 estudiantes matriculados (todos los sostenimientos). La tasa de neta de asistencia a BGU ajustada creció de 50,30% en 2006 a 68,93% en 2015.
    - Alfabetización de 395.229 personas a través de proyecto de Alfabetización Básica para Jóvenes y Adultos del MinEduc, lo que contribuyó a reducir la tasa de 8,6% existente en el 2006 a 5,54% en el 2015.
    - El Tercer Estudio Regional, Comparativo y Explicativo (TERCE), aplicado a niños y niñas de 4.° y 7.° grados de Educación General Básica, en las áreas de (lenguaje, matemática y ciencias naturales) ubica al Ecuador entre los países que más avances significativos tuvieron en educación, en relación a las pruebas SERCE del año 2006.
    - Implementación del Sistema Nacional de Evaluación Educativa mediante la creación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) en 2012.
    - Al 2015 se benefició a docentes con más de 33,4 millones de horas de capacitación, mientras que en el 2008, con 1,3 millones de horas; al 2015, 4.202 docentes con nombramiento fueron beneficiados con maestrías internacionales en universidades de reconocido prestigio de España, Argentina y Uruguay.
    - El salario del docente en el Ecuador ha dado un salto cualitativo y cuantitativo en los últimos 8 años. En 2015, el 93,59% de docentes (147.594) del magisterio fiscal recibió un salario superior a la canasta básica; de lejos a lo que sucedía en 2008, donde tan solo el 1,27% (1.644) de docentes percibía un salario superior a la canasta básica.
    - En 2015, el 90% (142.075) de docentes del magisterio Fiscal cuenta con nombramiento, mientras que en 2008 el 84% (109.177) contó con la referida modalidad laboral.
    Para garantizar la excelencia y liderazgo pedagógico académico en los colegios públicos del Ecuador, al 2015 la Organización del Bachillerato Internacional (OBI) acreditó a 209 instituciones educativas a nivel nacional con Bachillerato Internacional, lo que involucró el cumplimiento de estándares establecidos por la OBI en aspectos como infraestructura, planta docente y organización educativa; •Implementación del nuevo modelo de gestión educativa a través de la desconcentración de los servicios del nivel central hacia 9 zonas, 140 distritos y 1.117 circuitos. Las 140 Direcciones Distritales recibieron la certificación internacional ISO 9001:2008.
    - Incremento sostenido del presupuesto en Educación Inicial, Básica y Bachillerato respecto al PIB nominal, obteniendo un incremento presupuestario promedio anual de 0,51%.

    Este documento se encuentra estructurado en cuatro secciones: la primera introduce la metodología aplicada en la evaluación de las 8 políticas educativas; la segunda presenta los resultados generales del cumplimiento de cada una de las políticas, determinando su estado al 31 de diciembre de 2015; la tercera describe los resultados que contribuyeron en el cumplimiento determinado en la segunda sección.

    Finalmente, la cuarta sección expone las principales conclusiones, además de las recomendaciones construidas a partir de la presente evaluación.



    Ojalá el Ecuador se pareciera a Uruguay ...


    Rosa María Torres
    Latinobarómetro 2016

     

    "Ecuador se parece a Uruguay, el país más desarrollado de América Latina con un gobierno de izquierda",  Rafael Correa, 10 marzo 2017, entrevista en Los Ríos.



    Ojalá el Ecuador se pareciera a Uruguay.

    » Uruguay es el país con mayor libertad para hablar y criticar, según el Latinobarómetro 2016. 70% de los uruguayos dice que en su país se puede hablar y criticar con libertad siempre o casi siempre. En el Ecuador 34% dice lo mismo respecto de su país, el puntaje más bajo de la región.

    » Uruguay está en el ranking 52 del Indice de Desarrollo Humano. Tiene una expectativa de vida de 77.2 años. El número de años de escolaridad esperada es de 15.5 años. Tiene un promedio de escolaridad de 8.5 años.
    El Ecuador está en el ranking 88 del Indice de Desarrollo Humano. Tiene una expectativa de vida de 75.9 años. El número de años de escolaridad esperada es de 14.2 años. Tiene un promedio de escolaridad de 7.6 años (Informe sobre Desarrollo Humano 2015)

    »
    Uruguay ha sido históricamente el país de América Latina con el apoyo más alto a la democracia, según el Latinobarómetro.

    » Uruguay tiene uno de los mejores sistemas educativos en América Latina. Segundo país latinoamericano con mejores resultados en la prueba internacional PISA, después de Chile.

    »
    Uruguay se convirtió en 2009 en el primer país que entregó computadoras portátiles a todos los alumnos de educación primaria (Plan Ceibal).

    »
    Uruguay es el país latinoamericano en el que más representados se sienten sus ciudadanos en el Parlamento (45%). En el Ecuador solo 23% se siente representado en la Asamblea Nacional. (Latinobarómetro 2015).

    »
    Uruguay es el país donde más ciudadanos (72%) se sienten cercanos a un partido político. En el Ecuador solo 29% (Latinobarómetro 2015). 

    http://www.milenio.com/firmas/jorge_castaneda/Latinobarometro-demoledor_18_600120014.html
    http://www.milenio.com/firmas/jorge_castaneda/Latinobarometro-demoledor_18_600120014.htm» "Uruguay es el único país que ha logrado recuperar la confianza en las instituciones", dice Marta Lagos, directora del Latinobarómetro.» Uruguay es el país donde más ciudadanos se sienten representados por su Parlamento, según el Latinobarómet» Uruguay es el país menos desconfiado en América Latina, la región más desconfiada de todas. (Latinobarómetro» Uruguay lidera en importancia de integración al mundo. 39% dice que dicha integración es importante (Latinobarómetro).
    » Uruguay tiene el órgano electoral más confiable de la región. 82% de uruguayos dice que las elecciones en su país son limpias. 60% en el caso del Ecuador (Latinobarómetro 2015)

    » Uruguay es el país más transparente de la región (61%). (Latinobarómetro 2015)

    » Uruguay ocupa el lugar 21 en el Indice de Percepción de la Corrupción 2016, también en 2015.  El país latinoamericano mejor ubicado en el ranking mundial, seguido de Chile (lugar 24). El Ecuador ocupa el lugar 120 (bajó 13 puntos respecto del Indice 2015, donde se ubicó en el lugar 107).

    » Uruguay tiene baja tolerancia a la corrupción gubernamental, 34% de los uruguayos dice que se puede pagar el precio de cierta corrupción en el gobierno si éste soluciona problemas. En el Ecuador, 47% dice estar dispuesto a pagar ese precio (Latinobarómetro 2016).



    » Uruguay es considerado un país libre, y libre su prensa, en el informe 2016 del Freedom House. El Ecuador es considerado un país semilibre y su prensa es considerada no libre, en el mismo informe.

    » Uruguay lidera el ranking del Latinobarómetro en eficacia policial y respeto a los derechos humanos por parte de la Policía. 

    » Uruguay es el país latinoamericano con mayor autopercepción de clase media, según el Latinobarómetro 2015. 49% de la población se siente de clase media; en Bolivia (48%), en Argentina (47%) y en Costa Rica (46%). En el Ecuador, 53% de la población se considera de clase baja, 43% de clase media y 3% de clase alta.

    » Uruguay despenalizó el aborto en 2013. Desde entonces, la mortalidad materna por aborto descendió drásticamente. Uruguay es hoy el tercer país con menor tasa de abortos del mundo.

    » Uruguay aprobó en 2013 el matrimonio igualitario. 12° país en el mundo en lograr ese avance.

    » Uruguay es el país más gay-friendly en América Latina.

    » Uruguay legalizó la marihuana en 2013.


    La mala política y la mala educación

    Rosa María Torres

    Inauguración del Centro de Salud Tipo C de Chone, Manabí
    Presidencia de la República / SECOM, 2 marzo 2017.



    Se me hace un nudo en la garganta.
    Podría olvidarme del discurso
    pero Dios me ha dado suficientes fuerzas para dirigirme a tí,
    Comandante de la Patria Grande,
    mi querido Presidente Rafael Correa Delgado.
    Aún no podemos aceptar que te vayas, Presidente.
    Aún no podemos aceptar los niños quedarnos
    sin tu decidido aporte para días mejores,
    especialmente para los más pobres que nacimos viendo tus sabatinas
    en las que decías lo que has hecho.
    Fuiste tú el único que tendió la mano para ayudar en la pobreza,
    ayudar en la educación, en la salud y el Buen Vivir.
    Solo nos queda agradecer, maestro, gran maestro.
    Cómo no decir sí, un millón de veces sí.
    Los niños de otra década van a tener envidia a los que nacimos en la tuya,
    esa Década Ganada.
    Mi sueño es tu sueño, mi Patria es tu Patria,
    tu lucha, comandante, es mi lucha.
    Vamos por más.
    Y serás el Presidente del Siglo
    que cambió su tranquilidad por la felicidad de los niños.
    Cómo quedará el Ecuador sin tí,
    un reto que deberán llevar Lenin y Glas.
    No nos dejes solos, siempre te vamos a necesitar.
    No voy a hablar más, porque solo basta decir:
    ¡Hasta la Victoria Siempre, Comandante Rafael!
    Muchas gracias.


    La niña Iris Macías recita un texto memorizado para agradecer y agradar al Presidente Rafael Correa en un acto público. Correa está por terminar su mandato después de 10 años de gobierno en el Ecuador. Son días de campaña electoral, en la que se disputan la Presidencia un candidato oficialista y un candidato de oposición. Los niños - y las personas mayores - han venido apareciendo cada vez más en la propaganda electoral.

    A propósito de este episodio y de otros tantos a lo largo de la campaña, sectores de la ciudadanía han recordado el artículo 52 del Código de la Niñez y la Adolescencia (2003), el cual prohíbe entre otros "la utilización de niños y niñas o adolescentes en programas o espectáculos de proselitismo político o religioso", y han denunciado estos hechos a las instancias pertinentes.

    Lo que no se dice - y posiblemente la mayoría ni siquiera advierte - es la otra violación de los derechos de los niños desplegada aquí: la del viejo modelo escolar con su educación memorística y enciclopédica que enseña a los niños a repetir, no a pensar, y que pone en su boca palabras que no son suyas, palabras de ventríluocos adultos, adultos padres o adultos profesores.

    La mala política y la mala educación se juntan y confluyen, así, en el irrespeto de los derechos infantiles.

    El público presente aplaude, entusiasta, a la niña. Los miembros de la mesa directiva, entre los que se encuentra el Presidente y la joven ministra de salud, aplauden también. El Presidente se siente halagado y abraza efusivamente a la niña cuando termina su alocución. La Presidencia de la República y la Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM) publican el video en su página web y sellan así el momento para la posteridad.

    El padre de la niña, Richard Macías, de @HechosTVEcuador, en Chone, Manabí, circula el video en Twitter.

    El Ministro de Turismo, Fernando Alvarado, escribe en Twitter: "Uno de los discursos más tiernos e impresionantes que he visto en todos estos años. Cuanta alegría produce nuestra Revolución Ciudadana".

    Debajo del video la gente va dejando comentarios como estos:

    - Nińa Maravillosa hablando la pura verdad !!!
    - linda y merecidas palabras al gigante Rafael Correa Delgado si me llaman borrego por defender tus ideas las tomo como un alago venida de bocas de estos burrositores
    - HASTA LA VICTORIA SIEMPRE
    - QUE LINDA, CORREA AS SEMBRADO EN BUENA TIERRA!!!!! TUS FRUTOS LO ESTÁN RECOGIENDO
    - que bueno que hay padres que no han olvidado el pasado y le enseñan a sus hijos sus verdaderos derechoshermoso, felicitaciones a al niña Macias
    - Mi querido Presidente ahora todos con Lenin Glas
    - UN PRESIDENTE QUE ES EL EJEMPLO PARA TODO EL MUNDO...
    - hermoso mi Ecuador!! viva la PATRIA GRANDE!! HLVS!!!
    - que sufren los banqueros los opositores los que no quieren que el Ecuador salga de la pobreza ..hasta la victoria siempre .Lenin presidente
    - todo valio la pena.
    - Q GRANDE PRESI, FOREVER
    - que hermosa mas bella la ñiñita!!)) la patria y la nacion ya es de todos!!! vamos al futuro donde los seres humanos gobernan al mundo!!! no mas el capitalistas ni los mercados!!! Y ese ejemplo es Ecuador)))
    - Ella no tiene la culpa. En su inocencia no sabe lo que dice ya que todo el pequeño discurso se lo dieron hecho. En la biblia dice: Pero al que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar. Cuando sea grande y acabe todo este circo comunista sentira coraje con sus padres que la llevaron a dar ese discurso.

    ¿Cómo hacer que la sociedad tome conciencia de la mala política y de la mala educación?

    ¿Cómo hacerlo si los propios padres de familia alientan y preparan a sus hijos para la memorización y el recitado?

    ¿Cómo hacerlo si los líderes políticos están dispuestos a usar a los niños en campañas y actos políticos, ignorando e irrespetando las normas y leyes que expresamente lo prohiben?

    ¿Cómo avanzar en el respeto de los derechos de los niños si las familias, el sistema escolar y el sistema político actúan solidariamente para violarlos? 

    * Publicado también en La Línea de Fuego, 22 marzo 2017.

    Textos relacionados en este blog
    - Los espejismos de la innovación en educación
    - El líder (los vicios de la política)

    'Diálogo' y 'debate' en la educación y en la política


    Rosa María Torres
    Pancho Cajas
    Términos como 'democracia', 'cambio', 'consenso', 'participación', 'diálogo', 'debate', 'consulta', 'socialización', suelen ser muy usados en el mundo de la política, muchas veces de manera laxa, simplificada e incluso ad-hoc.

    'Diálogo' y 'debate' son conceptos valorados en el campo de la educación desde perspectivas pedagógicas progresistas e innovadoras. No funciona del mismo modo en el mundo de la política. En todo caso, ambas - la educación y la política - tienen fuertes resistencias y muchas dificultades para incorporar ambos - el diálogo y el debate - en sus visiones y en sus prácticas.

    Repaso aquí algunos usos de los términos 'diálogo' y 'debate' en la política ecuatoriana en los últimos tiempos.

    Empiezo exponiendo, brevemente, algunas ideas sobre ambos conceptos.

    Diálogo y debate

    El diálogo implica dos o más interlocutores interesados en comunicarse, los cuales se alternan el rol de emisor y receptor.

    En el mundo de la educación, el diálogo es adoptado como principio y como método en las pedagogías alternativas y liberadoras. La figura y el pensamiento de Paulo Freire aparecen estrechamente vinculados a la propuesta de un aprendizaje dialógico, que cuestiona la relación profundamente asimétrica entre educador y educandos, el rol del educador como emisor y del educando como receptor.

    La conversación es una de las formas que adopta el diálogo, la más común.

    El debate también es un tipo de diálogo. Puede ser organizado y estructurado (con presencia de un moderador, temas y preguntas previamente definidas, etc.), semi-estructurado o informal. Lo característico del debate es poner en común y argumentar diferentes puntos de vista sobre un determinado asunto o asuntos.

    Aprender a debatir y participar en debates desarrolla aprendizajes importantes relacionados con la reflexión, el razonamiento, el pensamiento crítico, el sentido común, el criterio, la deliberación, la capacidad para argumentar, resolver problemas y tomar decisiones, lograr acuerdos y consensos, todos ellos esenciales en la construcción de una ciudadanía democrática, desde la infancia y a lo largo de la vida.

    'Diálogos ciudadanos'


    En mayo de 2014 la convención del movimiento en el gobierno, Alianza País, solicitó a sus asambleístas impulsar una serie de Enmiendas a la Constitución, aprobada seis años antes. 

    La Asamblea Nacional (congreso) envió 17 enmiendas para ser calificadas por la Corte Constitucional. La Corte aprobó 16 enmiendas. Con 92 votos a favor, de 137, el Pleno de la Asamblea aprobó crear la Comisión Ocasional para el Tratamiento de las Enmiendas Constitucionales, integrada por 11 asambleístas y 11 alternos. Para la aprobación se necesitaba el voto de las dos terceras partes del legislativo.

    En 2015 la Comisión Ocasional realizó 135 encuentros en las 24 provincias del país, en los que los asambleístas expusieron las enmiendas y las personas del público pudieron hacer preguntas y comentarios. Dichos encuentros fueron bautizados como Diálogos Ciudadanos.

    No obstante, ni la metodología utilizada ni los locales y condiciones elegidos favorecieron un verdadero diálogo entre expositores y público. Las fotos de los encuentros muestran una pedagogía perfectamente convencional, con expositores de un lado y público del otro, en la clásica relación hablar-escuchar, en auditorios grandes a veces semivacíos o bien en espacios abarrotados, organizados con tarimas, mesas directivas, uso de visuales en pantallas demasiado pequeñas, y personas sentadas y aburridas. 

    Sabatinas presidenciales

    Enlace 495, desde Quito, 8 oct. 2016. Foto: Presidencia de la República

    "Las sabatinas son un espacio de diálogo con los ciudadanos", Rafael Correa, Enlace Ciudadano 472, en Quito, 23 abril 2016.
    En sus 10 años de gobierno, Rafael Correa ha realizado, cada sábado, los llamados Enlaces Ciudadanos (más conocidos como sabatinas). Las sabatinas con considerados actos de rendición de cuentas. En ellos Correa expone, durante cuatro horas, lo hecho durante la semana, por lo general con ayuda de algunos de sus ministros u otros funcionarios que intervienen para aclarar puntos específicos. Al final se hace un breve resumen en lengua kichwa. Las sabatinas se realizan en diferentes lugares, con público presente - funcionarios del gobierno y gente de la zona - y se transmiten a todo el país a través de los medios y de las redes sociales. Hasta la fecha se han realizado 513 sabatinas.

    Correa afirma que los enlaces ciudadanos son diálogos pero, en verdad, son esencialmente monólogos. No existe interlocución con el público presente - por lo general ubicado abajo, frente a la tarima y dentro de una carpa - y tampoco con quienes siguen las sabatinas por radio, televisión o redes sociales. No hay ningún mecanismo instalado para dicha interlocución, ni en presencia ni a distancia.

    Por lo demás,  las sabatinas pasaron a convertirse en espacios para descalificar e insultar a todos quienes discrepan o se oponen abiertamente al gobierno, lo cual está lejos del espíritu del diálogo entendido como acto de comunicación e interacción.

    Diálogo con los estudiantes, debate con los pares 


    En enero de 2017 la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE) invitó al exministro de educación Augusto Espinosa a un debate sobre la educación, a realizarse en el Instituto Nacional Mejía, en Quito. La respuesta de Espinosa, por Twitter, fue: "Con los estudiantes dialogo, el debate es con los candidatos". Espinosa, quien no asistió al debate propuesto, estaba en ese momento de candidato a la Asamblea Nacional.

    La distinción que hace el exministro entre diálogo y debate plantea una jerarquía entre ambos. El debate sería un intercambio de mayor nivel y entre pares. Así lo entendieron los estudiantes, quienes resintieron esta desvalorización del diálogo y de ellos como interlocutores.

    La distinción es, de hecho, materia de debate en sí misma. ¿Con los estudiantes no cabe debatir? ¿Solo cabe dialogar? En el caso ecuatoriano, hay que tener en cuenta que, a partir de la Constitución de 2008, los jóvenes pueden votar desde los 16 años (de los 18 en adelante el voto es obligatorio). Esto haría suponer que se considera que un joven de 16 años está en capacidad de discernir y de tomar decisiones racionales y razonadas. ¿La capacidad de debatir no sería una de ellas?

    Debate, ¿combate?

    Lenin Moreno, exvicepresidente de Rafael Correa y candidato oficialista a la Presidencia de la República, durante toda la campaña electoral reiteró una distinción fuerte entre diálogo y debate. Se definió como una persona de diálogo, que no comulga con el debate, al que asocia con confrontación, combate, ofensa, mentira, intento de dañar o desprestigiar al otro. Fue tajante en afirmar, desde el inicio: "No aceptaré jamás un debate".

    Esta posición contrasta con la de Correa, quien considera que todo candidato está en obligación de debatir. En un video durante su campaña en 2006 se le escucha decir:
    "Es una obligación moral de todos los ecuatorianos someterse al escrutinio ciudadano, por favor. Rechacen a aquellos candidatos que han rehuido permanentemente los debates".
    Moreno se negó a asistir al Debate Presidencial organizado por la Cámara de Comercio de Guayaquil entre los 8 candidatos a la presidencia. Sí asistió al Diálogo Presidencial organizado por el diario El Comercio, que acogió su pedido.

    Algunas citas de Moreno durante la campaña, referidas a sus nociones de diálogo y debate:
    - "El debate es de combate porque se trata de dañar al otro a pesar de sus buenas ideas. En el diálogo no". 7 feb
    - "Pasemos la página del debate. En el diálogo nos enriquecemos todos". 7 feb
    - "Pasemos esa página, el país del debate va a terminar ya. Empezó en el #Diálogo2017". 7 feb
    - "En el diálogo nos enriquecemos mutuamente. En el debate, no. Se presentan como adversarios". 7 feb.
    - "El país que queremos es el que deja atrás la confrontación y lleva al diálogo". 7 feb
    - "La mejor forma de entenderse es el diálogo, es acoger la idea del otro, escucharla, oírla, razonarla". 7 feb
    - "En un debate, un candidato trata de desprestigiar la buena idea del otro". 9 feb.
    - "El país del diálogo que se viene hay que empezar a construirlo desde ahora". 9 feb
    - "#TodaUnaVida significa toda una vida de diálogo". 9 feb
    - "Con tolerancia, con respeto, la confrontación se acabó. El diálogo renació. Todos son parte del nuevo Ecuador que vamos a construir." 15 feb
    - "Yo propongo diálogo, conversatorio. A ofendernos, a debatir, a combatir, nunca". 21 feb
    - "Yo no debato, yo dialogaré. Los debates son una forma de mentir a la gente". 21 feb  
    Curiosamente, refiriéndose al Diálogo Presidencial, el diario gubernamental El Telégrafo tituló al día siguiente: "Un diálogo de siete contra uno deja mejor posicionado a Moreno" (6 febrero 2017), atribuyendo de este modo al diálogo ese carácter competitivo y confrontacional que Moreno, por su lado, dice rehuir y que atribuye al debate.
    Lo cierto es que el debate no tiene por qué ser ofensivo, dañino, desprestigiador, como dice Moreno. Debate no tiene por qué ser combate ni la confrontación tiene por qué llevar a la destrucción del otro. No si el debate se entiende y practica como una confrontación de ideas llevada a cabo con respeto, con argumentos antes que con insultos.

    Lo cierto es que en la década de gobierno de Correa (2007-2017) ha habido mucha confrontación y muy poco debate. La palabra diálogo es una palabra más desvirtuada por el correísmo.

    Lo cierto es que al Ecuador, y específicamente a la cultura educativa y a la cultura política ecuatorianas, les falta mucho que aprender y que cambiar, justamente en la línea de incorporar el diálogo, de promover el debate de ideas y de favorecer - antes que bloquear - el desarrollo del pensamiento crítico.

    Textos relacionados en este blog
    - Los 12 valores y la clase de los sábados

    Carta Abierta. Frente al Encuentro de Artistas e Intelectuales por el Futuro del Ecuador y América Latina


    El 19 de febrero de 2017 se realizaron en el Ecuador elecciones generales. Días antes (14-15 febrero) tuvo lugar en Quito este Encuentro de Artistas e Intelectuales por el Futuro de Ecuador y América Latina en el que artistas e intelectuales invitados llamaron a votar por el candidato oficialista Lenin Moreno a fin de asegurar la continuidad del gobierno de la 'revolución' ciudadana' liderada por Rafael Correa (2007-2017). Ver al pie la carta con el llamado y las firmas de adhesión. Esta Carta Abierta es una respuesta de artistas e intelectuales ecuatorianos de izquierda.

    Ocho binomios compitieron por la presidencia y la vicepresidencia. Moreno ganó la contienda el 19 de febrero, pero no obtuvo el 40% requerido para evitar una segunda vuelta. Los siete candidatos de oposición obtuvieron un poco más del 60% de los votos. En segundo lugar se ubicó el candidato de derecha, Guillermo Lasso, con algo menos del 30%; en tercer lugar Cynthia Viteri, del Partido Social Cristinao, también de derecha, y en cuarto lugar Paco Moncayo, candidato de izquierda en representación del Acuerdo Nacional por el Cambio. El 2 de abril de 2017 tendrá lugar la segunda vuelta, en la que competirán Moreno y Lasso.

    Ante la realización del “Encuentro de Artistas e Intelectuales por el Futuro de Ecuador y América Latina” que plantea como opciones “seguir caminando y mejorando o sucumbir ante la arremetida de la derecha”, como artistas, intelectuales, militantes y activistas de izquierda volvemos a colocar en el debate internacional la visión sesgada de “intelectuales” a sueldo de los gobiernos progresistas y suscribimos esta carta como respuesta al apoyo ciego al candidato Lenín Moreno en las elecciones ecuatorianas.

    En la vieja tradición soviética de intelectuales enajenados, los “intelectuales” progresistas proponen la sumisión incondicional del pensamiento. Olvidan – o desconocen - que los intelectuales tienen que producir ideas, no repetir consignas. Por eso se enronchan con la condena que cientos de intelectuales de izquierda hemos expresado frente a la decisión del gobierno de Correa de disolver a Acción Ecológica, de reprimir al pueblo shuar, de criminalizar y perseguir a los líderes populares, de poner al Estado ecuatoriano al servicio de las transnacionales chinas, y de destruir la biodiversidad amazónica para facilitar la explotación minera y petrolera.

    Alineados con ciertos poderes de turno, los “intelectuales progresistas” no quieren aceptar que entre la demagogia de los gobiernos populistas y los derechos de los pueblos median decisiones políticas opacas e inescrupulosas. Como los negocios privados y la corrupción de una flota de funcionarios del régimen correísta alrededor de las gigantescas inversiones extranjeras y de las grandes obras públicas. Poco les importa que en la vorágine populista se hayan sacrificado las agendas de la sociedad civil, de los pueblos indígenas, de los movimientos sociales o de la izquierda. Lo fundamental es ser políticamente correcto con quien paga la cuenta del despilfarro y del clientelismo de una década.

    Escribir por encargo, o hacerse de la vista gorda con el cadáver oculto en el sótano, no es una práctica novedosa de estos sectores que fungen de “izquierda”. Fue una práctica instaurada por el estalinismo a partir del argumento de la confrontación mundial con el capitalismo. Para ello se diseminó por el planeta un ejército de escribanos que reproducían a nivel local las disposiciones emanadas desde el Partido Comunista Soviético. Se echaban loas a Hitler o a Churchill alternativamente, dependiendo de la marcha de los acontecimientos y del desarrollo de las estrategias. Lo único impensable en este juego de simulaciones era formular alguna crítica contra la URSS.

    Ese sencillo y perverso mecanismo no solo impidió conocer lo que ocurría al interior de los países del socialismo real, y entender las razones de su espectacular colapso a fines del siglo XX, sino que restringió toda posibilidad de construir un pensamiento alternativo de izquierda en América Latina. Generaciones enteras de revolucionarios quedaron enredados e inmovilizados entre una maraña burocrática absurda e incomprensible. Las aberraciones teóricas del estalinismo nos pasan factura hasta la actualidad. Y todo por esa visión reduccionista de la confrontación ideológica: la realidad tenía que ser embutida en los obtusos dogmas de las teorías oficiales.

    Cuestionar las imposiciones políticas ideológicas de la intelligentsia soviética era un sacrilegio. Quienes osaban poner en duda las verdades oficiales eran automáticamente tachados de contrarrevolucionarios, enemigos del socialismo, quintacolumnistas del capitalismo o, simple y llanamente, de agentes de la CIA. El control se ejercía desde la sacralización del discurso, desde el más pedestre maniqueísmo. La crítica corrió la misma suerte que la autonomía de la razón: ambas quedaron proscritas.

    Aquellos intelectuales que adscribieron a esta línea política quedaron reducidos a la más penosa mendicidad. Tenían que esperar estoicamente la caridad ideológica que chorreaba de las alturas. Y, agradecidos, morder al enemigo de turno. Como hacen los progresistas.

    La justificación de estas posturas parte de una dicotomía tan elemental como burda: la validación por simple comparación. El socialismo real era positivo sencillamente porque cumplía la función de contrapeso al ruin capitalismo. Mutatis mutandi, hoy toca defender a los auto-proclamados gobiernos progresistas de la región porque hablan mal de los Estados Unidos. Antes había que apartar la vista de los crímenes masivos, de las purgas, de la devastación ecológica y de la aniquilación de los derechos y libertades en Europa del Este; ahora hay que hacerse los desentendidos con la corrupción, las políticas neoliberales o la destrucción de la organización social puestas en práctica por los susodichos gobiernos.

    Demás está insistir en qué terminó este fundamentalismo político. No solo que el socialismo real jamás llegó a ser una alternativa al capitalismo de Occidente; hoy, el capitalismo ruso es aún más devastador que el que en su momento pretendió combatir. Y detrás de esta dramática conversión únicamente quedaron los escombros de un sueño revolucionario que se llevó consigo las esperanzas de millones de seres humanos.

    Los progresistas quieren empujarnos a un dilema que no por parecido resulta igual. Porque la contradicción entre el gobierno ecuatoriano y las fuerzas conservadoras tiene más de cascarón que de condumio. ¿O es que no se ha enterado que durante una década los mayores beneficiarios del modelo populista han sido los principales grupos monopólicos del país? ¿O que el Ecuador entero está empeñado a las transnacionales chinas, muchas de las cuales cuentan entre sus activos con capitales gringos y europeos? ¿O que el gobierno acaba de suscribir un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea en las peores condiciones imaginables?

    Argumentar que la continuidad del correísmo implica una defensa de los derechos sociales del pueblo, del empleo y los salarios de los trabajadores, del medio ambiente y de la soberanía refleja un cinismo imperdonable. Por qué no es simple ignorancia. Es mala fe (para utilizar el mismo calificativo con que Sader aboga por la candidatura de Lenín Moreno, y que coincide con una de las muletillas favoritas de Rafael Correa). Es precisamente por el retroceso experimentado en estos diez años en estos derechos que los movimientos sociales y las organizaciones de izquierda han resistido y se han opuesto al gobierno de Alianza País. Y es justamente para impedir la profundización de estas regresiones que el movimiento indígena, las centrales de trabajadores históricas, el movimiento ecologista, las organizaciones de mujeres y la izquierda en general llevamos años luchando por auténticas alternativas de cambio social.

    Esto es lo que los progresistas maliciosamente obvian mencionar. Simplifican la contradicción electoral entre el candidato oficialista y Guillermo Lasso, cuyo banco es uno de los grandes beneficiarios del correísmo, para desvanecer la candidatura de Paco Moncayo, de los partidos de izquierda, de la socialdemocracia y de los movimientos sociales. Repite mecánicamente la consigna del correísmo; medra de los discursos oficiales; mendiga instrucciones. Negando la diversidad pretende absolutizar una supuesta confrontación entre dos sectores (Moreno y Lasso) que tienen más coincidencias que discrepancias.

    No somos el movimiento indígena, las centrales de trabajadores históricas, el movimiento ecologista, las organizaciones de mujeres y los intelectuales críticos del correísmo quienes le hacen el juego a la derecha; son la condescendencia y la marrullería de los progresistas las que santifican a un régimen que sistemáticamente ha buscado sepultar toda posibilidad de cambio profundo de la sociedad ecuatoriana. En su caso, no corresponde pedirles que asuman ninguna responsabilidad política; hay que exigirles un mínimo de honestidad.

    Firmas
    Juan Cuvi
    Natalia Sierra
    Neptalí Martínez
    Xavier Maldonado
    Erika Arteaga
    Lucho A. Moreno
    Líder Góngora
    Cristina Burneo Salazar
    Sylvia Bonilla Bolaños
    Sofía Lanchimba Velasteguí
    Luis Miguel Chávez
    Carlos Pastor Pazmiño
    Claudia Sofía Dávila
    Fernando Carvajal Aguirre
    Napoleón Saltos
    Mónica Hernández
    Luis Santiago
    Fernnado Ceron
    Danilo Esteves Robalino
    Gabriela Pallares
    Tania Roura
    Armando Muyolema
    Santiago Carcelén
    Paúl López
    Aquiles Hervas
    Ramiro Cuasess
    Cristina Moreno
    Sebastian Almendariz
    Fabián Paredes
    Paulina Muñoz
    Jaime Muñoz
    Rocío Rosero Garcés
    Rosa María Torres
    Mónica Mancero
    Pablo A. De la Vega
    María Belén Moncayo
    Geovanny Guzmán
    Maricruz González C
    Pablo Hugo Sinchiguano Vivanco
    Yolanda Jaramillo
    Javier Andrade
    Jorge Tasiguano
    Aquiles Hervas Parra
    Polvito Ortega
    Fernando Andrés Muñoz-Miño
    Juan Manuel Guevara
    Juan Pablo Barragán
    Jorge Velasquez
    Miller Efren Añazco Romero
    Cesar Jaramillo
    Carlos Chalaco
    Cinthia Andrade
    Paulina Monserrat Muñoz Samaniego
    Hernan Rengifo
    Eugenia Arévalo Barrera
    Hugo Jaramillo
    Ricardo Buitrón
    Alfonso Román
    Patricio Albán
    Julio Charro
    Juan Vareles
    Carlos Quito
    Carmen Ortiz Crespo
    César Cantú
    Marcelo Maldonado González
    Rene Eduardo Quevedo Guerrero
    (siguen firmas)


    Corrupción, nivel de desarrollo y escolaridad


    Rosa María Torres
    (en proceso)


    Our World in Data encuentra que existe, a nivel de los países, una correlación entre más educación (mayor número de años de escolaridad) y menos corrupción. También encuentra una correlación entre mayor nivel de desarrollo (Indice de Desarrollo Humano-IDH) y menor corrupción. Correlación, no necesariamente causalidad, pues la corrupción está relacionada con varios factores.

    Más control social, más transparencia y rendición de cuentas son asimismo factores que contribuyen a menor corrupción, todos ellos a su vez relacionados con la educación en la medida en que las personas más educadas tienden a exigir más información y control social sobre la gestión gubernamental y sobre la justicia.
    Presento aquí datos del Indice de Percepción de la Corrupción 2016 (IPC) y del  Barómetro Global de la Corrupción 2013 (BGC), ambos de Transparencia Internacional, así como del Indice de Desarrollo Humano (IDH) del Informe sobre Desarrollo Humano 2015 del PNUD (todos ellos, los últimos disponibles al momento). Incluyo también datos del Global Index of Political and Informational Transparency (1980-2010).

    Exploro, a partir de esos informes, la vinculación entre corrupción, desarrollo humano, transparencia y escolaridad en América Latina y el Caribe. Incluyo también datos de la encuesta del Latinobarómetro 2016 referidos a la corrupción. Y agrego algunos comentarios.

    La percepción de la corrupción a nivel mundial

    El Indice de Percepción de la Corrupción (IPC) viene estimándose desde 1995, por la ONG Transparencia Internacional. Se trata de una encuesta a expertos en torno a la corrupción percibida en los países.

    Transparencia Internacional ha desarrollado también, a partir de 2003, el Barómetro Global de la Corrupción (BGC), en el que ciudadanos corrientes opinan sobre la corrupción en sus países y sobre su propia experiencia. Los resultados presentan muchas veces diferencias importantes entre la percepción de los expertos y la de los ciudadanos comunes.

    Los últimos resultados disponibles del BGC son de 2013 (los de 2015/2016 aún no se han hecho públicos). Los partidos políticos son percibidos, a nivel mundial, como la institución más corrupta, seguida de la policía.

    Según TI, ningún país en el mundo está libre de corrupción. Los puntajes se mantienen relativamente estables a lo largo del tiempo, sin cambios drásticos; la excepción sería Grecia, que avanzó mucho y pasó del lugar 94 al lugar 48 en el ranking mundial entre 2012 y 2015.

    Al revisar los países ubicados en los primeros y en los últimos lugares en el ranking mundial de corrupción 2016  se percibe, en efecto, para muchos países, correlaciones claras entre alto nivel de escolaridad, alto nivel de desarrollo y bajo nivel de corrupción, así como entre bajo nivel de escolaridad, bajo nivel de desarrollo y alto nivel de corrupción.

    Primeros lugares:
    1 Dinamarca 
    1 Nueva Zelanda
    3 Finlandia
    4 Suecia
    5 Suiza
    6 Noruega
    7 Singapur
    8 Holanda 
    9 Canadá
    10 Alemania 
    10 Luxemburgo
    10 Reino Unido

    Ultimos lugares:
    159 Haití
    159 República del Congo
    164 Angola
    164 Eritrea
    166 Iraq
    166 Venezuela
    168 Guinea-Bissau
    169 Afganistán
    170 Libia
    170 Sudán
    170 Yemen
    173 Siria
    174 Corea del Norte
    175 Sudán del Sur
    176 Somalia

    Los países con los niveles más bajos de corrupción percibida destacan a nivel mundial en el Indice de Desarrollo Humano, en los niveles de transparencia, y en el campo educativo, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo (entre otros, se ubican además en los lugares más altos de la prueba internacional PISA de la OCDE). Esto es especialmente cierto en el caso de los países escandinavos.

    Dinamarca se ubicó como el país menos corrupto en 2015 y también en 2016, en este caso junto con Nueva Zelanda. 30% de los daneses percibe corrupción en los partidos políticos, 31% en la empresa privada, 6% en el sistema educativo, 5% en el sistema de justicia y 11% en el Estado y entre los funcionarios públicos (BGC 2013). Dinamarca  se ubicó en segundo lugar en el ranking mundial de transparencia política (Global Index of Political and Informational Transparency 1980-2010, p.17). El país ocupó el lugar 4 del IDH. Tiene un promedio de escolaridad de 12.7 años y una expectativa de escolaridad de 18.7 años (PNUD 2015).

    Nueva Zelanda se ubicó como el país menos corrupto en 2016, junto con Dinamarca. 46% de los neozelandeses percibe corrupción en los partidos políticos, 36% en la empresa privada, 16% en el sistema educativo, 20% en el sistema de justicia y 25% en el Estado y entre los funcionarios públicos (BGC 2013). Nueva Zelanda se ubicó en sexto lugar en el ranking mundial de transparencia política (Global Index of Political and Informational Transparency 1980-2010, p.17). El país ocupó el lugar 9 del IDH. Tiene un promedio de escolaridad de 12.5 años y una expectativa de escolaridad de 19.2 años (PNUD 2015).

    Finlandia fue el segundo país menos corrupto en 2015 y el tercero menos corrupto en 2016. 45% de los finlandeses percibe corrupción en los partidos políticos, 42% en la empresa privada, 7% en el sistema educativo, 9% en el sistema de justicia y 25% en el Estado y entre los funcionarios públicos (BGC 2013). Finlandia resultó tercero en el ranking mundial de transparencia política y en el quinto lugar del ranking de transparencia de la información (Global Index of Political and Informational Transparency 1980-2010, p.17). El país ocupó el lugar 24 del IDH en 2015. Tiene un promedio de escolaridad de 10.3 años y una expectativa de escolaridad de 17.1 años (PNUD 2015). De Finlandia se afirma que "En su cultura, un corrupto es despreciado, excluido familiar y socialmente" (Bernardo Kliksberg, ¿Cómo lo hizo Finlandia?, El Universal, México, 21 sep. 2016).

    Suecia se ubicó como el tercer país menos corrupto en 2015 y el cuarto menos corrupto en 2016. No está incluido en el Barómetro Global de la Corrupción (BGC). Suecia ocupó el lugar 7 en el ranking mundial de transparencia política y el lugar 11 del ranking de transparencia de la información (Global Index of Political and Informational Transparency 1980-2010, p.17). El país obtuvo el lugar 14 del IDH. Tiene un promedio de escolaridad de 12.1 años y una expectativa de escolaridad de 15.8 años (PNUD 2015).

    La corrupción en América Latina y el Caribe


    Esta región tiene un histórico, grave y conocido problema de corrupción.

    Prima una comprensión restringida de corrupción, asociada a la apropiación indebida de dinero o bienes. Una noción amplia de corrupción incluye cuestiones como el clientelismo político, el pago de favores, el nepotismo, el abuso de poder, el plagio, entre otros.

    En los últimos años ha habido casos sonados de corrupción que han salido a la luz en muchos países. La pregunta es si la corrupción está al alza o si hay una mayor exposición pública del problema. Después de una década de abundancia, en 2011 se inició una desaceleración de la economía. Un análisis del BID explica que "el fin del 'superciclo' (2003-2008) abrió una ola de destapes por los excesos cometidos en momentos de abundancia". El mismo análisis concluye que el mayor destape de la corrupción se debería a las reformas judiciales implementadas en varios países, al mayor empoderamiento de los ciudadanos, y a la evolución de los estándares internacionales para prevenir y controlar la corrupción (Juan Cruz Vieyra, BID, ¿Cómo interpretar los recientes escándalos de corrupción en Latinoamérica?, 30 Nov. 2016)

    Para el Foro Económico Mundial, el alza de la corrupción es una buena noticia pues ésta, finalmente, estaría empezando a ser tomada en serio y denunciada en muchos países.

    El escándalo de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht, que involucra a 11 países, 9 de ellos latinoamericanos (Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú y República Dominicana), se destapó en 2014. Las primeras revelaciones se dieron a conocer en diciembre de 2016. Los sobornos cubren el período 2006-2015. Los nombres de quienes recibieron los sobornos en cada país se darán a conocer en enero de 2017.



    El Latinobarómetro 2016 y la corrupción

    En la encuesta Latinobarómetro 2016 (realizada antes de que estallaran los detalles del caso Odebrecht):

    - la corrupción apareció como uno de los principales problemas en 13 países de la región. En Bolivia, Brasil, Chile y Perú fue mencionado como uno de los dos mayores problemas.

    - se evidenció alta tolerencia a la corrupción gubernamental en buena parte de los países (el clásico "roban, pero hacen obra"). A la pregunta de si "Se puede pagar el precio de cierto grado de corrupción en el gobierno siempre que solucione los problemas del país", 65% en República Dominicana respondió que sí, 59% en Nicaragua, 58% en Honduras, 52% en Panamá y 47% en el Ecuador. El promedio latinoamericano fue 39%. El porcentaje más bajo lo obtuvo Chile (17%).


    El Indice de Percepción de la Corrupción 2016 y América Latina y el Caribe

    Esta fue la ubicación de los países de América Latina y el Caribe en el ranking mundial de corrupción 2016 (entre 176 países).

    21 Uruguay
    24 Chile
    24 Bahamas
    31 Barbados
    35 Santa Lucía
    35 San Vicente y las Granadinas
    38 Dominica
    41 Costa Rica
    46 Grenada
    60 Cuba
    64 Surinam
    79 Brasil
    83 Jamaica
    87 Panamá
    90 Colombia
    95 Argentina
    95 El Salvador
    101 Perú
    101 Trinidad y Tobago
    113 Bolivia
    120 República Dominicana
    120 Ecuador
    123 Honduras
    123 México
    123 Paraguay
    136 Guatemala
    145 Nicaragua
    159 Haití
    166 Venezuela

    Los países percibidos como menos corruptos en América Latina - Uruguay, Chile, Costa Rica y Cuba (dejando afuera los países del Caribe Anglófono)- tanto en 2015 como en 2016 destacan en la región en cuanto al IDH y al promedio de años de escolaridad.

    Uruguay IDH lugar 52
    - Promedio de escolaridad 8.5 años. Expectativa de escolaridad 15.5 años (PNUD 2015).
    - 48% de los uruguayos opina que hay corrupción en los partidos políticos, 34% en la empresa privada, 24% en el sistema educativo, 39% en el sistema de justicia y 40% en el Estado y entre los funcionarios públicos (BGC 2013).

    Chile IDH lugar 42
    - Promedio de escolaridad 9.8 años. Expectativa de escolaridad 15.2 años (PNUD 2015).
    - 76% de los chilenos opina que hay corrupción en los partidos políticos, 65% en la empresa privada, 60% en el sistema educativo, 67% en el sistema de justicia y 68% en el Estado y entre los funcionarios públicos (BGC 2013).
    - Chile se ubicó en el lugar 18 del ranking mundial de transparencia de la información (Global Index of Political and Informational Transparency 1980-2010, p.17).

    Costa Rica IDH lugar 69
    - Promedio de escolaridad 8.4 años. Expectativa de escolaridad 13.9 años (PNUD 2015).
    - No hay datos para Costa Rica en el BGC 2013.
    - Costa Rica se ubicó en el lugar 11 del ranking mundial de transparencia política (Global Index of Political and Informational Transparency 1980-2010, p.17).

    Cuba IDH lugar 67
    - Promedio de escolaridad 11.5 años. Expectativa de escolaridad 13.8 años (PNUD 2015)
    - No hay datos para Cuba en el BGC 2013.
    - Cuba se ubicó en el lugar 175 del ranking mundial de transparencia política y en el lugar 172 de transparencia de la información (Global Index of Political and Informational Transparency 1980-2010, p.17).

    Our World in Data no entra a analizar los resultados de aprendizaje de los países. No obstante, no está demás señalar que estos cuatro países tienen también una posición destacada, a nivel regional, en los aprendizajes logrados por los estudiantes, tanto en las pruebas del Laboratorio de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) coordinado por la UNESCO a nivel regional, las cuales evalúan aprendizajes en la escuela primaria, así como en las pruebas internacionales PISA, que evalúan aprendizajes a nivel secundario. (Cuba participó en las dos primeras pruebas del LLECE, ubicándose en primer lugar en la región; no participa en PISA).

    Cabe asimismo señalar que ninguno de estos cuatro países fue mencionado por Odebrecht en la lista de países que recibieron sobornos, aunque han tenido también casos connotados de corrupción.

    Como se ha visto, Uruguay y Chile tienen baja tolerancia a la corrupción en el contexto regional, según el Latinobarómetro 2016.

    En el otro extremo, Haití, el país más pobre de la región, tiene los indicadores más bajos en todos los ámbitos, incluido el educativo. Se ubica en el lugar 163 del IDH, y tiene un nivel promedio de escolaridad de 4.9 años y una expectativa de escolaridad de 8.7 años (PNUD 2015).

    No obstante, hay casos donde no se observa la correlación esperada entre índice de desarrollo, índice de corrupción percibida y años de escolaridad. Dos ejemplos claros son los de Venezuela y Argentina.

    Venezuela apareció en último lugar en el IPC 2015 y también en el IPC 2016. 77% de los venezolanos percibe corrupción en los partidos políticos, 63% en la empresa privada, 49% en el sistema educativo, 74% en el sistema de justicia y 79% en el Estado y entre los funcionarios públicos (BCG 2013). No obstante, el país se ubica en el lugar 71 del IDH y tiene una escolaridad promedio de 8.9 años y una expectativa de escolaridad de 14.2 años. (PNUD 2015).

    Argentina se ubicó en el lugar 107 del IPC 2015 y en el lugar 95 del IPC 2016. 78% de los argentinos percibe corrupción en los partidos políticos, 49% en la empresa privada, 23% en el sistema educativo, 65% en el sistema de justicia y 77% en el Estado y entre los funcionarios públicos (BCG 2013). No obstante, el país se ubica en el lugar 40 del IDH, y tiene una escolaridad promedio de 9.8 años y una expectativa de escolaridad de 17.9 años, una de las más altas de la región. (PNUD 2015)

    Asimismo, Venezuela y Argentina tienen, comparativamente, baja tolerancia con la corrupción, según el Latinobarómetro 2016.

    La insuficiencia del indicador "años de escolaridad"

    Es claro que la corrupción tiene que ver con muchos factores, no solo con la educación. También es claro que el número de años de escolaridad, por sí solo, no da cuenta del nivel educativo de un país y de una persona. Más escolarizado no equivale necesariamente a más educado.

    El número de años de escolaridad es un indicador con muchas limitaciones. Entre otros porque:

    a) solo se refiere a la educación formal, aquella que tiene lugar en el sistema educativo de cada país,  y no tiene en cuenta las educaciones y los aprendizjaes que tienen lugar fuera de éste: en la familia, en la comunidad, en los medios, en el trabajo, en la participación social, en la política, a través del autoestudio, de internet, etc.

    b) no dice nada sobre la calidad y orientación de la educación;

    c) no dice nada sobre los aprendizajes logrados por quienes se escolarizan.

    d) no dice nada sobre los valores, en este caso: dónde y cómo se aprenden e internalizan la honestidad, la transparencia, la integridad, valores claves que sirven de freno a la corrupción.

    La educación está sin duda relacionada con la corrupción, pero de un modo más amplio y complejo que simplemente la escolaridad y el número de años de escolaridad. Los datos muestran que tampoco un mayor IDH se relaciona necesariamente con menos corrupción. En el desarrollo de la conducta corrupta y de la tolerancia hacia la corrupción entran en juego mútiples instituciones y múltiples factores, muchos de ellos vinculados con la cultura, con la percepción social de la corrupción, y muy especialmente con la cultura política y la conducta de los políticos en cada caso.

    Textos relacionados en este blog
    » Escolarizado no es lo mismo que educado
    » Corrupción en la escuela

    Ecuador: Los 12 valores y la escuela de los sábados


    Rosa María Torres
    Bonil

    en 4 pelagatos
     
    Dicen que el ejemplo es no solo la mejor sino la única manera de educar en valores.

    El recordatorio viene a propósito de El Libro de Todos los Niños publicado por el gobierno ecuatoriano en enero de 2016 por iniciativa de la Secretaría del Buen Vivir y el Ministerio de Educación. A través de historias de hombres y mujeres del Ecuador y del mundo, así como de fábulas y cuentos, se busca enseñar “12 valores y virtudes que todo ser humano debe cultivar”: honestidad, respeto, gratitud, perseverancia, humildad, bondad, generosidad, responsabilidad, innovación, amistad, perdón y solidaridad.

    El libro se presentó durante la IV cumbre de la CELAC, en Quito, y se distribuyó a los mandatarios y cancilleres presentes. Los 300.000 ejemplares se repartirán en las escuelas públicas y llegarán a todos los niños de cuarto año de educación básica.

    “Si los valores no se practican cada día no llegan a ser virtudes”, explicó el Presidente Rafael Correa. “La idea es que los padres antes de dormir les lean el libro a los más pequeños”, explicó el ministro de Educación, Augusto Espinosa. “En el país hay un gran cambio: en la salud, la educación y la vialidad, pero falta el cambio de la gente”, explicó el secretario del Buen Vivir, Freddy Ehlers.

    Lastimosamente, el mismo gobierno que publica el libro, lo boicotea. La escuela de los sábados que son los enlaces ciudadanos (oficialmente actos de rendición de cuentas, conocidos como sabatinas) niega semanalmente, en televisión y por todos los medios, varios de esos 12 valores. Durante cuatro horas, el presidente de la república despliega insultos, descalificaciones, burlas y amenazas contra todos quienes discrepan, critican, protestan o se oponen a su gobierno.

    Esta lección semanal de intolerancia - que se complementa y refuerza durante la semana con diversas entrevistas y conversatorios con medios - tiene enorme impacto sobre los valores y las actitudes de los ecuatorianos, mucho más que 300.000 mil ejemplares de un libro de historias, cuentos y fábulas. Varias veces he preguntado a las instancias pertinentes - Cordicom, Supercom - por qué la sabatina sigue transmitiéndose en horario familiar (van 460 hasta la fecha) mientras otros programas considerados violentos o inadecuados para audiencias infantiles han sido multados e incluso cerrados.

    A respetar se enseña respetando. ¿Qué lección de respeto da un jefe de estado que llama públicamente siki ñawi (cara de culo, en kichwa) al dirigente de una organización indígena y pide que le llamen así a los indígenas que le escuchan en la plaza?. Cómo aprender a respetar a los demás cuando día y noche se escucha al líder de la nación denostar a intelectuales, activistas sociales, indígenas, políticos, periodistas, ambientalistas a quienes considera y trata como a enemigos. Los actos y expresiones de machismo, racismo y homofobia de personajes del gobierno a distintos niveles, y en general la violencia de la cultura política en el Ecuador, contribuyen a reforzar, antes que a superar, los peores prejuicios y las peores prácticas sociales. 

    La humildad se aprende de quienes la practican. ¿Cómo aprender humildad de un presidente que hace gala de prepotencia, que cultiva la autoalabanza, que no reconoce errores, que no acepta la crítica ni practica la autocrítica, que usa ‘limitaditos’ y ‘mediocres’ como descalificativos favoritos?

    La honestidad se enseña con comportamientos honestos. ¿Qué lección de honestidad pueden dar políticos y funcionarios que recurren al fraude académico o que callan y encubren a quienes lo practican? ¿Cómo hablar de excelencia y de meritocracia, con qué autoridad moral enseñar a niños y jóvenes que está mal copiar y engañar? ¿Cómo aprender honestidad de quien denuncia permanentemente como mentirosos a los medios privados pero no dice nada de la desinformación y las mentiras en que incurren, también cotidianamente, los medios del gobierno?

    En la misma semana en que se distribuyó el libro, el presidente amenazó con renunciar al cargo y con expulsar del país a la Universidad Andina Simón Bolívar (14 amenazas de renuncia en 9 años de gobierno); se refirió a Bonil como ‘malqueriente’ y pidió a la ciudadanía abordarle cuando le vean en la calle y reclamarle por sus caricaturas; llamó ‘maquiavelito de corbatín’ a Enrique Ayala Mora, reconocido intelectual y político de izquierda ecuatoriano, ex-rector de la Universidad Andina; acusó de ‘vanidosos’ a dos asambleístas que se desafiliaron del movimiento gobernante, Alianza País (AP), y llamó ‘estrellita de navidad’ a uno de ellos, Fernando Bustamente. En esa misma semana, 4 de 7 activistas sociales de la provincia de Pastaza acusados de terroristas fueron condenados a seis meses de cárcel por protestar el 13 de agosto de 2015 sumándose al levantamiento indígena y al paro nacional.

    ¿Acaso el Ministerio de Educación y la Secretaría del Buen Vivir creen que los valores se aprenden en los libros y no en la convivencia social? ¿Acaso piensan que la política es mundo aparte, reino del todo vale que no se rige por los valores que predica El Libro de Todos los Niños?

    Qué bueno que nuestros niños de 8 años reciban un libro de historias y fábulas para leer en la familia y en la escuela. Pero si el objetivo es reforzar valores positivos en la sociedad ecuatoriana, sería mucho más efectivo y productivo el ejemplo virtuoso de un presidente de la república que, en el ejercicio cotidiano de sus funciones y en sus comparecencias públicas, se comprometiera a poner en práctica esos 12 valores.

    Textos relacionados en este blog
    - La educación en el gobierno de Rafael Correa (compilación)
    - Perlas Presidenciales 

    LinkWithin

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...