Mostrando entradas con la etiqueta CREFAL. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CREFAL. Mostrar todas las entradas

Las tecnologías fallan, los misioneros no (México)



Plazas Comunitarias del INEA y Misiones Culturales de la SEP
Visita al Municipio de Huiramba, Michoacán 
(20 febrero, 2006)

Rosa María Torres

Este reportaje es parte del estudio “Alfabetización y acceso a la cultura escrita por parte de jóvenes y adultos excluidos del sistema escolar en América Latina y el Caribe”, financiado por el CREFAL. Entre 2006 y 2009 visité programas de alfabetización y de promoción de la lectura y la escritura en nueve países de la región (Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela).



Esta es una visita no programada ni anunciada. Hemos venido a Huiramba – pequeña localidad a 35 kilómetros de Morelia, capital del estado de Michoacán - pues nos han dicho que aquí está instalada una Misión Cultural.
Joya de la educación mexicana, las Misiones Culturales fueron creadas en 1923 por José Vasconcelos, primer Secretario de Educación Pública de México, a fin de promover el desarrollo integral de las comunidades rurales, especialmente indígenas. “Por su servicio a la educación” recibieron en 1970 el premio Nadezda K. Kroupskaia de la UNESCO. 

Las Misiones Culturales debían atender las necesidades educativas de la comunidad y apoyar la naciente escuela rural. Miles de maestros misioneros fueron enviados a recorrer el país, a aprender sobre las condiciones de vida de la gente y, sobre todo, de los indígenas, y a reclutar y capacitar maestros rurales. El objetivo del maestro misionero era “conseguir, en el menor tiempo posible, la preparación de alumnos-maestros que vuelvan a sus pueblos a enseñar al mayor número de niños y de niñas a leer y escribir”. 

La Casa del Pueblo, creada por Vasconcelos, era el lugar de reunión de los maestros rurales, los maestros misioneros, los estudiantes y la comunidad en general. Funcionaba en cualquier lugar, en una oficina pública, en un domicilio particular, en la plaza del pueblo. Para enseñar tampoco se requería un edificio o un aula. Se trataba de:
- poner a la escuela al servicio de la comunidad y la comunidad al servicio de la escuela;

- desarrolar la producción agraria;
- generar cultura cívica, hábitos de ejercicio, higiene y alimentación; 
- desarrollar el conocimiento
- promover las manifestaciones artísticas. 


Cientos de maestros misioneros se formaron en el CREFAL (entonces Centro Regional de Educación Fundamental para la América Latina), creado en 1951, en Pátzcuaro, Michoacán, por disposición de la UNESCO. Muchos estudiantes del CREFAL realizaban prácticas con los misioneros en terreno. El paradigma de la éopca era la Educación Fundamental, “un intento de salvar a una generación facilitándole la educación mínima que necesita para mejorar sus medios de vida, su salud, su productividad y su organización social, económica y política” (UNESCO, 1951).

Muchas cosas han cambiado desde entonces, epero la Misión Cultural subsiste con sus perfiles básicos: una oferta educativa comunitaria, que opera en y desde la propia comunidad, en  comunidades rurales con una población de mil a cinco mil habitantes. Una “escuela ambulante” y una “escuela sin muros” que combina educación y capacitación. El grupo de misioneros – conformado por un equipo de 10 personas - llega a una comunidad y permanece allí durante dos años, es alojada por miembros de la comunidad y se integra a ésta. Cumplida su tarea, se traslada a otra comunidad. 

Cada miembro de la Misión tiene una especialidad y una función específica: Jefe de la Misión, Trabajadora Social, Enfermera, Maestro de Actividades Recreativas, Maestro de Música, Técnico Agrícola y Ganadero, Maestro de Carpintería, Maestro de Albañilería, y Profesor de Educación Básica para Adultos. También hay Especialidades Optativas: Belleza, Electricidad, entre otras.

En Michoacán existen a la fecha 26 Misiones Culturales  - distribuidas en Morelia, Uruapan, Zamora, Zitácuaro y Lázaro Cárdenas – atendiendo a 1.874 hombres y 4.388 mujeres en las diversas comunidades.

Cada Misión está a cargo de tres programas:
a) Desarrollo Comunitario, destinado al mejoramiento económico, social y material de familias y comunidades.
b) Capacitación para el Trabajo, para mayores de 15 años, en: Corte y Confección, Cocina y Repostería, Juguetería y Florería, Primeros Auxilios, Higiene Personal y del Hogar, Agricultura, Horticultura, Apicultura, Fruticultura, Carpintería, Albañilería, Música y Canto, Danza, Deportes, Belleza, Industrialización de Frutas, Legumbres y Lácteos.
c) Educación Básica para Adultos, para mayores de 15 años, incluyendo alfabetización, educación primaria y asesoría en educación secundaria. Quienes concluyen sus estudios reciben un certificado de la Secretaría de Educación en el Estado.

Para instalar una Misión Cultural se requiere:
- Solicitud firmada por la Autoridad Municipal, dirigida al Director de Educación Extraescolar.
- Facilitar espacios físicos para instalar los talleres y alojar a los maestros de la Misión.
- Trasladar los equipos y herramientas de trabajo de la Misión Cultural de la comunidad en que estaba laborando, a la nueva comunidad.
- Compromiso de las Autoridades Municipales, ejidales, educativas y de todo tipo a apoyar el trabajo de la Misión Cultural y la participación de la población en los diversos programas.

La Misión Cultural trabaja con toda la comunidad y todas las edades: niños, jóvenes y adultos. Busca responder a necesidades básicas de aprendizaje de todos, aprendizajes necesarios para la vida. Aprovecha y usa los espacios disponibles en cada comunidad, públicos y privados, sin necesidad de crear nueva infraestructura.

1) La Pl@za Comunitaria
En la entrada al pueblo, encontramos una casa con puerta de metal y este cartel.

He visitado otras Plazas Comunitarias, un proyecto estratégico del INEA. Cada una es diferente y hay niveles muy dispares entre ellas. Me interesa ver ésta. Paramos y entramos.
Adentro, una sala de computadoras y un joven sentado en una pequeña mesa, tomado por sorpresa, que se levanta como un resorte ante nuestra presencia. El espacio es nuevo, el mobiliario moderno y el equipamiento informático de última generación. Hay 9 computadoras en mesas de computación, contra la pared, y cubiertas con plásticos.
Nos explica que hace tres meses surgió algún desperfecto en la red, ha llamado varias veces al INEA (Instituto Nacional para la Educación de los Adultos) pidiendo la visita de un técnico. El lugar solía llenarse, sobre todo de jóvenes, pero desde que se dañó el sistema se cansaron de venir y ya no llega nadie.

La sala contigua es el aula de audiovisuales, también vacía. Mesa, estante con libros de texto y videos, televisor ubicado alto, en la esquina, contra la pared. El joven nos explica que a las 5 de la tarde funciona aquí un punto del alfabetización que usa el método cubano ‘Yo Sí Puedo’. Hay 8 señoras inscritas. 

2) La Misión Cultural

Ya en el pueblo, preguntamos por la Misión Cultural. Todos la conocen, todos pueden darnos una respuesta. Está repartida por todo el pueblo. Ahora mismo podemos ver en funcionamiento actividades de Belleza y Música. Hasta el año pasado se hizo Alfabetización, utilizando el programa cubano 'Yo Sí Puedo' (que aquí se llama Alfa-TV).

La oficina de la Misión está en una casa que da a la plaza central. Entrando, a un costado de un largo zaguán, el pequeño cuarto tiene escritorio, silla, estante, varios afiches, cuadros y calendarios en las paredes, una máquina de escribir eléctrica, un perchero, una cocineta.

La clase de Belleza

Seguimos por el zaguán, gradas abajo, y llegamos a un patio que nos recibe con este cartel: 

CULTORA DE BELLEZA
Misión Cultural Nº 3
SEP

Cinco mujeres están aprendiendo con una misionera. La clase hoy es sobre decoloración. En la mesa hay varios maniquíes, cabezas con pelucas, con las que trabajan. También hay pequeñas vitrinas de madera dentro de las cuales hay cuadros hechos con mechones de pelo pintados de colores. Hacen estas vitrinas para venderlas como adornos. Son muy codiciadas, nos dicen, y se venden bien.

La clase de Música

La clase de Música transcurre en un aula cedida por la escuela a las tardes. Todos los hombres del pueblo parecen estar aquí, desde adolescentes hasta personas mayores. Están aprendiendo solfeo, bajo la batuta de un entusiasta misionero. Los alumnos siguen sus indicaciones al pie de la letra: aplauden, alzan las manos, las golpeean contra los pupitres, chasquean los dedos...

El lugar transpira alegría.
Hay espectadores participando desde afuera. (Inevitablemente, imagino la clase de la mañana y, también inevitablemente, la imagino muy distinta).
Conversando luego con el misionero, nos dice que el objetivo final es crear una banda. Debe estar lista y funcionando en dos años, que es su período de estancia en la comunidad, antes de mudarse a otra. Cada pueblo tiene su banda. Ya ha empezado la campaña para conseguir los instrumentos musicales (saxofón, saxo, trompeta, clarinete, etc.) y está seguro de lograrlo, buscando padrinos entre las autoridades locales.
Afuera, en la plaza, mujeres - mamás, esposas, hermanas, hijas, nietas - empiezan a juntarse y a preparar sánduches para los futuros músicos de la banda. Dos misioneras organizan y ayudan en esta tarea.

Una clase de Música tiene el poder de unir a todo el pueblo, de involucrar a varias generaciones, de generar todos los días espíritu de comunidad y de fiesta.


El Centro de Salud

Como hemos constatado en otras visitas, en el México rural e indígena la Salud es, junto con la Política, la que más aporta a la construcción de un ambiente letrado. El Centro de Salud se identifica por los abundantes carteles ubicados afuera y adentro, con los temas más diversos y siempre alguno de actualidad. Pocos, eso sí, pensados para lectores incipientes. Aquí también hay una misionera, a cargo de primeros auxilios.
CENTRO DE SALUD
MEDICAMENTOS DISPONIBLES
AQUÍ RECETADOS
GRATIS

EL MACHISMO PONE EN RIESGO A MUJERES Y HOMBRES
¡TU PUEDES CAMBIARLO!
Día Mundial de la Lucha contra el SIDA

El papanicolau, una esperanza de vida

El Presidente Municipal

Huiramba es un pueblo pintoresco, muy michoacano. En la plaza, y cuando ya estamos por irnos, nos da el encuentro el Presidente Municipal. Alguien le ha dicho que personas del CREFAL están de visita en el pueblo. El quiere atendernos y aportar lo suyo a la visita.


Nos narra, brevemente, algunas historias y orgullos de Huiramba. La Iglesia de Tupataro, de reconocimiento mundial, es la única Iglesia en América Latina con las características de la Capilla Sixtina de Roma, nos dice. También nos dice que, con ayuda de Alfa-TV, éste es ya “Municipio Libre de Analfabetismo”. En los próximos días se colocará en la plaza el cartel alusivo. (En 2008 se pondría En entredicho efectividad del programa Alfa-TV).

En Huiramba, como en muchos lugares de México, se han hecho varias campañas y programas de alfabetización. El Presidente Municipal menciona las de 1985 y 1986, con estudiantes del colegio Freire, Madrid y el Centro Freinet Prometeo de Puebla, que luego consultamos en Internet (el colegio Freire viene haciendo estas campañas anualmente desde 1982).

Me voy contenta. He visto una Misión Cultural funcionando, muy bien integrada a la comunidad. Pero me queda también la tristeza del muchacho esperando, entre computadoras encapuchadas, la llegada del técnico que las resucite y las haga funcionar. Al recorrer las fotos tomadas ese día, pienso en Huiramba como un recordatorio de que a menudo las tecnologías fallan, la gente no. Casi 100 años después, las Misiones Culturales siguen vivas, prestando un servicio educativo y cultural a la gente sencilla de México. 

Mural de Diego Rivera en la Secretaría de Educación Pública (SEP) de México.
Maestra rural de las Misiones Culturales.
Foto: Alma Maldonado
Referencias
SEP - Secretaría de Educación Pública

INEA - Instituto Nacional para la Educación de los Adultos 

Yuyay Jap’ina – Apropiándonos del conocimiento (Bolivia)


Foto: Rosa María Torres
Foto: Rosa María Torres
Rosa María Torres

Programa de Alfabetización Yuyay Jap’ina (UNICEF)
Visita a la comunidad Saca Saca, Municipio de Uncía, Departamento de Potosí
(11 agosto, 2006)

A las mujeres y los niños de Saca Saca


Este reportaje es parte del estudio “Alfabetización y acceso a la cultura escrita por parte de jóvenes y adultos excluidos del sistema escolar en América Latina y el Caribe”, financiado por el CREFAL. Entre 2006 y 2009 visité programas de alfabetización y de promoción de la lectura y la escritura en nueve países de la región (Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela).



Después de casi cinco horas de viaje, desde Cochabamba, y habiendo subido a más de 4.600 metros de altura, llegamos a Llallagua, un pequeño pueblo potosino que me parece la cima del mundo. Aún falta un trecho para llegar a Saca Saca, la comunidad rural donde funciona el centro de alfabetización que hemos venido a visitar. Se trata del programa Yuyay Jap'ina ("apropiándose del conocimiento"), un programa de alfabetización en quechua impulsado por UNICEF desde 1992, dirigido preferentemente a mujeres indígenas en áreas rurales de los Departamentos de Potosí y Cochabamba. Me acompañan Guillermo y Pedro, de las oficinas de UNICEF en La Paz y en Uncía, y Giovanna del PROEIB-Andes, en Cochabamba.
Foto: Rosa María Torres
Dejamos nuestros bultos en el Hotel Llallagua, donde pasaremos la noche. Antes de salir a Saca Saca, estiramos un poco las piernas y nos sentamos en un pequeño restaurante de la plaza a tomar un té de coca, bueno para la altura y para el frío. Guillermo lleva encima cuatro capas de ropa. Yo llevo otro tanto, pero sigo entumecida. El dolor de cabeza y el mareo anuncian soroche, el temible mal de las alturas. La altura, y las infinitas curvas del camino, han hecho estragos.

Hay que viajar por tierra en Bolivia para percibir su vasta geografía (más de 1 millón de kilómetros cuadrados, 8 habitantes por kilómetro cuadrado, 9 departamentos, 112 provincias, 327 municipios), las enormes distancias, los rigores y las variaciones del clima, la dramaticidad de la pobreza, la fantástica riqueza cultural de este país. Hemos viajado horas sin ver un solo poblado, una sola persona, en medio de parajes desérticos. Hemos visto mujeres con niños a la espalda y niños pequeños, muertos del frío, ganándose la vida en la carretera vendiendo comida a los pasajeros en los puestos de control; ninguno pidiendo limosna.

Llallagua, zona minera

Foto: Rosa María Torres
“LLALLAGUA RUMBO AL TERCER MILENIO. ¡GRACIAS POR SU VISITA!”, dice la placa a la entrada del pueblo, ubicada junto a un pequeño monumento en homenaje a los mineros. Estamos en zona cercana al campamento minero más populoso de Bolivia, Siglo XX. La imponente montaña de Llallagua (4.675 metros) ha jugado un papel clave en la vida de este país. Cuna de la mina de estaño más grande del mundo y de la fortuna personal amasada por Simón Patiño, el “rey del estaño”, del sindicalismo minero boliviano y sus luchas, que sentaron precedentes y abrieron caminos de transformación social en el país.

Llallagua y Uncía son dos de los 13 municipios que forman parte de la Mancomunidad Norte de Potosí. En 11 de los 13 municipios, el 81% de la población se ubica debajo del índice de pobreza. Las mujeres tienen en promedio 6 ó 7 hijos. De cada 10 mujeres en edad escolar (5 a 19 años), 3 ó 4 no van a la escuela. En todos los municipios, exceptuando Llallagua, entre 63% y 93% no tiene agua de cañería. Sólo la mitad de los hogares tiene acceso a un radio receptor o a un televisor.

La Ficha Municipal de Llallagua, a la que accedemos en Internet, da cuenta de una población total de cerca de 40.000 personas, hablante de quechua, aymara y castellano; una densidad poblacional de 70.3 habitantes por kilómetro cuadrado; población organizada en ayllus* y sindicatos agrarios, en el ámbito rural, y en juntas vecinales, clubes de madres y organizaciones sindicales, en el ámbito urbano; una tasa de analfabetismo del 20% en la población de 19 años y más, más alta (30%) entre las mujeres. Las principales actividades económicas son la extracción de minerales metálicos y la cría de ganado camélico. Hay 1 hospital básico, 6 médicos, 1 dentista y 2 enfermeras. 7 ONGs trabajan en el Municipio. Hay acceso a Internet.

A su vez, la Ficha Municipal de Uncía informa de una población de 25.000 habitantes (la mayoría en zonas rurales), con una densidad poblacional de 22.5 habitantes por kilómetro cuadrado. Las actividades económicas principales son el estaño y concentrados, el oro y el turismo. El Municipio no cuenta con hospital, tiene 3 médicos, 0 dentistas y 1 enfermera. Hay 6 ONGs operando en la zona.

La llegada a Saca Saca

En el camino se ha hecho de noche. Llegamos con el vehículo hasta una explanada. Sólo podemos ver las haces de luz del vehículo, estrellándose contra la neblina y la oscuridad. De pronto, entre las luces empiezan a moverse las siluetas de lo que terminará siendo un enjambre de niños, encargados de guiarnos hasta la escuela donde estudian y nos esperan sus padres. De la mano de dos niñas camino sin ver, en un sendero lleno de piedras que imagino el lecho de un río seco. Al poco tiempo se divisa a lo lejos un punto de luz, que resulta ser una lámpara de gas, iluminando el centro de alfabetización, que es la escuela multigrado y multipropósito de la comunidad, en la que estudian estos niños y niñas a la mañana y sus padres y madres a la tarde.

Foto: Rosa María Torres
Escoltados, entramos al aula. El profesor es un hombre y los alumnos mujeres de diversas edades y dos hombres jóvenes. Nos reciben con aplausos. Para mi sorpresa, las mujeres, además, se acercan a saludarme con beso - en realidad dos, uno en cada mejilla. Siguen largos discursos de bienvenida, en quechua y en aymara.

La lámpara de gas, en el centro, ilumina el espacio con una luz extraña. Los alumnos están organizados en cuatro grupos de cuatro o cinco personas sentadas alrededor de mesas escolares que desbordan cuadernos y libros. El que están usando se titula “Alfabetización para la Vida y la Producción (Castellano como segunda lengua)”. Todas las paredes están abarrotadas de materiales de lectura, carteles en quechua y en castellano – letras, sílabas, familias silábicas, oraciones, textos, dibujos, números - superpuestos y entremezclados con los carteles infantiles utilizados en la mañana. Junto a la pizarra está colgada una cartulina blanca con bolsillos y tarjetas, cuya composición ha quedado hoy así:

Pachawatana
CALENDARIO
Hoy es viernes 11 de agosto del 2006

Los hombres - el profesor y los dos alumnos varones - visten ropa y accesorios modernos, chompas con cierre, suéteres, zapatos de goma, reloj. Las mujeres están ataviadas con sus trajes típicos, polleras, mantas, gorras de lana o sombreros de ala grande, ojotas*. Varias tienen niños de pecho en los brazos o en la espalda. Pegadas contra los vidrios de las ventanas vemos las caras divertidas y curiosas de nuestros guías, los niños y niñas más grandes que nos han conducido hasta aquí.

Foto: Rosa María Torres
La clase transcurre mitad en quechua, mitad en castellano, repartida entre los libros, los cuadernos y la pizarra. Este profesor sabe cómo hacer una clase activa, amena, con humor. Las mujeres participan, hablan, trabajan entusiastas en sus cuadernos, pasan contentas a la pizarra, con sus hijos a la espalda o de la mano. Cada mujer escribe junto con su sombra y la de su sombrero, proyectadas en la pizarra por obra de la lámpara de gas. El cambio experimentado por estas mujeres – nos dicen – es notable. Al principio permanecían calladas, con la cabeza baja, con vergüenza de hablar.

Me siento atrás, junto a los dos alumnos hombres. Desde allí percibo que es imposible leer lo que está escrito en la pizarra. Pregunto si ellos alcanzan a leer. Ambos reconocen que tampoco ven. Y así salta la verdad: estamos presenciando una situación excepcional, la hora regular de clase es de 3 a 6 de la tarde, con luz del día; hoy nos han esperado a los visitantes, que veníamos de lejos y - vergonzosamente – calculamos mal los tiempos y las distancias y hemos llegado tarde.

La clase termina con un cántico en quechua preparado para nosotros y que corean todos de pie.

Foto: Rosa María Torres
Un aula contigua para los más pequeños

En la habitación contigua hemos escuchado todo el tiempo ruidos infantiles. La habitación está llena de niños y niñas pequeños, hijos de las mujeres y hombres que estudian en la clase de al lado, atendidos por una joven educadora del lugar. Aquí no hay lámpara de gas, sino sencillamente velas. Detrás de las mesas y las velas, las caritas rojiazules y expectantes de los niños, enfundadas en gorros tejidos y chulos* multicolores. Todo lo que asoma son sus grandes ojos asombrados e irritados, sus naricitas chorreantes, sus labios partidos, sus mejillas enrojecidas y endurecidas, quemadas por el sol y por el frío. Cuando, a pedido de la maestra, se ponen en fila para saludarnos uno por uno, sentimos sus manitas rasposas, tempranamente encallecidas. ¿No debería agregarse a los derechos de la infancia el derecho a piel de niño, suave, tierna, acariciable, por estrenar?

Se me pasa por la mente, en ese instante, un dato leído días antes. Mundialmente, el gasto anual en cosméticos asciende a cerca de 20.000 millones de dólares, destacándose entre ellos las cremas y otros productos para la piel, crecientemente variados y sofisticados, convertidos hoy en productos de primera necesidad entre las élites del consumo: bloqueadores solares de diversas intensidades, cremas humectantes, astringentes, desmaquillantes, para el cutis seco, graso, mixto y sensible, las arrugas, las manchas, las ojeras, el acné, las pecas, las cicatrices, los síntomas de la vejez, la celulitis… Estos niños y sus familias ignoran que todo eso existe, al otro lado del mundo, en este mundo de lujos y confort para pocos y de grandes privaciones para la mayoría.

Siendo cerca de las 9 de la noche, nos despedimos todos afuera de la escuela. Cada cual toma su camino. Ellos desaparecen, junto con sus niños y niñas, en diferentes direcciones.

Ya en Llallagua, la dueña del hotel nos asegura que no pasaremos frío, que en las habitaciones hay cobijas gruesas de lana. No recuerdo una noche y unas sábanas tan heladas como esas. Me duermo, sin embargo, sintiéndome privilegiada. La gente que acabamos de dejar en Saca Saca ni siquiera sueña con una cama blanda, unas sábanas tersas, una pijama, unas cobijas especiales para el frío.

Todo vuelve a Warisata, la escuela-ayllu

El programa Yuyay Jap'ina - nos dicen - está inspirado en la famosa Escuela-Ayllu Warisata, la experiencia educativa más revolucionaria que ha producido este país y que sigue inspirando a muchos dentro y fuera de Bolivia. Ubicada en las cercanías del lago Titicaca, Warisata tuvo corta vida: se inició en 1931 y fue cerrada en 1940. Fue fundada por el indígena Avelino Siñani, en un momento en que la educación estaba prohibida para los indígenas. Junto al intelectual Elizardo Pérez crearon una red de escuelas indígenas y la primera normal para profesores indígenas. Warisata llegó a tener más de 200 alumnos internos, niños y niñas, sostenidos con los propios recursos de la escuela. El modelo administrativo se organizó en torno a una red de 16 núcleos operando en todo el país. La primera escuela pasó a ser la matriz de 70 escuelas creadas en comunidades aledañas.

Warisata integró la escuela a la comunidad y el campo a la ciudad. Profesores de la ciudad fueron a vivir al campo y convivieron con las familias indígenas. El modelo educativo Warisata hizo una opción por la educación bilingüe y la pedagogía por el arte, el trabajo productivo en la tierra y en el taller, el carácter eminentemente agrario de la escuela rural, la coeducación, la educación laica, el rescate de las tradiciones culturales, la eliminación de los horarios, las vacaciones y los exámenes, la reducción del tiempo de escolaridad, la aligeración del currículo, la buena alimentación y la higiene, el modelo de escuela-ayllu autosuficiente, autónomo respecto del Estado.

Yuyay Jap'ina, Kallpa Wawa y Qullqi Wasi

El centro que hemos visitado pertenece, como se ha dicho, al programa Yuyay Jap'ina, impulsado por UNICEF, con fondos de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional (ASDI), y ejecutado por los municipios en áreas rurales e indígenas de los departamentos de Potosí y Cochabamba. *

Yuyay Jap'ina es a su vez parte de un programa más amplio, el PRODELI (Programa de Desarrollo Rural Integrado) que ha venido operando en 50 municipios de mayor pobreza y concentración de población indígena en las áreas andina y amazónica del país, con componentes de desarrollo integral infantil, salud comunitaria, educación intercultural, agua, saneamiento y medio ambiente, protección y promoción de los derechos de la niñez, la mujer y los pueblos indígenas, y fortalecimiento municipal y comunitario. El componente de educación escolar busca asegurar el acceso de niños y niñas en zonas rurales a la escuela formal, con énfasis en las escuelas multigrado, que en estas zonas usualmente cubren apenas los tres primeros grados.
Foto: Rosa María Torres
La alfabetización de adultos no es aquí – como es lo usual - un proyecto de corta duración ni una acción meramente sectorial ni un programa separado de la educación infantil y escolar, sino que es parte de una estrategia integral de desarrollo local y comunitario, con visión de mediano y largo plazo. Esta es, de hecho, la única manera de que la alfabetización y la educación en general adquieran sentido y tengan posibilidad de convertirse en herramientas de desarrollo, transformación económica y social, y liberación humana.

La meta del Yuyay Jap'ina es alfabetizar a 65.000 mujeres indígenas de 15 a 45 años de áreas rurales, a través de educación alternativa y no-formal, en lengua materna y en castellano, hasta alcanzar la equivalencia con la escuela primaria. Los contenidos de los materiales abordan los diferentes temas del PRODELI.

En la actualidad hay 1.115 centros de alfabetización (Yuyay Huasi en quechua, ‘casa del conocimiento’ o ‘casa del saber’) y cerca de 25.000 personas inscritas, 75% mujeres. La mayoría tiene entre 15 y 45 años; 10% son menores de 15 años. Muchos son bilingües e incluso trilingües (castellano, quechua y aymara), y muchos tienen un manejo muy elemental del castellano.

El programa dura dos años, 8 meses de clases al año. En el primer año, la instrucción se hace en lengua indígena; en el segundo año, en castellano. Antes, el castellano se introducía como lengua oral durante el primer año y pasados los primeros meses de alfabetización; actualmente, el castellano oral se introduce desde el inicio, atendiendo al pedido y a la presión de la gente. Los materiales producidos para el programa son bilingües (lengua materna y castellano).

Los certificados que otorga el programa, en cada Municipio, no son reconocidos por el Ministerio de Educación y Culturas (MEC). A partir de 2007 se logró que el MEC inscriba a los centros de alfabetización dentro de los Centros de Educación Alternativa (CEA), que son la instancia legal para certificar la Educación Alternativa (término adoptado en Bolivia para incluir la educación de adultos, la especial y la permanente) en el nivel municipal. La Educación Primaria de Adultos (EPA) tiene tres ciclos, cada uno con tres módulos. El primero corresponde a la alfabetización. Los participantes del Yuyay Jap’ina serán examinados en su comunidad con una prueba por competencias. Quienes superen la prueba de alfabetización habrán completado, así, el primer módulo de la EPA.

El Kallpa Wawa (“Fortalecer al Niño”) que hemos visto en el aula contigua es un complemento del Yuyay Jap'ina. Bajo la responsabilidad de una educadora parvularia, está dirigido a menores de 0 a 3 años, hijos e hijas de quienes estudian en el Yuyay Jap'ina.

Otra actividad complementaria es el Qullqi Wasi (Banco Comunal), pequeños fondos que se entregan a las comunidades y son manejados por las mujeres, y que sirven para hacer préstamos a las familias de la comunidad y de comunidades vecinas.
Foto: Rosa María Torres
¿Para qué aprender a leer y escribir? es pregunta que surge inevitablemente frente a cada programa de alfabetización, y con más fuerza en un contexto como éste, de alta pobreza y gran aislamiento, en el que no hay nada para leer y son escasas las oportunidades de escribir. Por otra parte, mientras no se logre universalizar una educación escolar de calidad, alfabetizar a los jóvenes y las personas adultas que van quedando fuera del sistema o malaprendiendo en una mala escuela,  seguirá siendo tarea de nunca acabar.

Foto: Rosa María Torres
Estas interrogantes se plantean, de modo más amplia, para el Programa Nacional de Alfabetización “Yo Sí Puedo” que apenas arrancaba en 2006 y que, según cifras oficiales, contaba con 311.477 participantes en clases para diciembre de ese año y con 172.000 graduados para julio 2007.*

Lo que revela una búsqueda en Internet…

Una búsqueda en Internet procurando información sobre la zona y el contexto en que opera el Yuyay Jap’ina, revela algunas cuestiones interesantes.

Foto: Rosa María Torres
Las primeras entradas que aparecen están en inglés, con referencias a tesis y publicaciones de investigadores del Norte, que indagan todo cuanto pueda indagarse acerca de estas comunidades y culturas, a menudo tomando posición y haciendo recomendaciones de acción y de más investigación. Muchos vínculos llevan a una casa editora que promociona el libro para su venta.

Resulta paradójico que se escriba tanto sobre pueblos que no llegarán a leer nada de esto, que no tendrán Internet en mucho tiempo, que aún bregan con el acceso a la lengua escrita, que no hablan inglés. ¿A dónde va a parar tanto libro, tanta investigación, tanta recomendación, tanta palabra? ¿De qué sirve si no sirve para cambiar la vida de la gente convertida en informante y en objeto de estudio?

Aspiro por mi parte a que este breve reportaje, y otros que he escrito sobre estos recorridos y visitas en Bolivia, ayuden a (re)conocer estas realidades y a mejorar las acciones orientadas a asegurar los derechos de las personas que las padecen. Confío en que estas páginas, dedicadas a las mujeres, hombres y niños que conocí en Saca Saca, lleguen a sus manos y sean leídas por ellos. Me alegra imaginar que un día recibiré una carta escrita por alguna de estas mujeres o de estos niños que hoy están aprendiendo a escribir, sin saber bien para qué.


* Ayllu: Sistema andino de organización del parentesco, la reciprocidad, la ocupación y el manejo del espacio, la generación de la riqueza etc. Jach’a Suyu Pâkajaqi lo define de la siguiente manera: “Es la cédula social de la cultura aymara. Circunscritas a un territorio geográfico, con leyes, religión, y gobierno propio; relaciones entre sí por un idioma común (lengua aymara), unidos por los lazos de parentesco, por recíproco espíritu de cooperación mutua practicados desde los albores de la humanidad, mediante varios sistemas como el ayni, mink’a y otros”. En: Léxico Jurídico Español-Aymara 
* Ojotas: sandalias de cuero
* Chulo: gorro de lana de oveja o de alpaca con orejera.

Alfabetizando con el 'Yo Sí Puedo' en Cayambe (Ecuador)

 Rosa María Torres

Programa de Alfabetización y Educación para la Vida ‘Yo, Sí Puedo’-
Ñuka Ushanimi
Visita a Cayambe y a Cangahua, Cantón Cayambe, Provincia de Pichincha, Ecuador (20 febrero, 2007)

Foto: Prensa Latina

Este reportaje es parte del estudio “Alfabetización y acceso a la cultura escrita por parte de jóvenes y adultos excluidos del sistema escolar en América Latina y el Caribe”, financiado por el CREFAL. Entre 2006 y 2009 visité programas de alfabetización y de promoción de la lectura y la escritura en nueve países de la región (Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela).



La oficina del programa en la Alcaldía de Cayambe está bien organizada y equipada. El Alcalde ha dado todo el apoyo y facilidades para la buena marcha de la alfabetización en este cantón. Hemos venido desde Quito – un poco más de una hora de viaje en auto - junto con los asesores cubanos del programa a nivel nacional y aquí nos juntamos con el equipo responsable a nivel local. Observamos primero una clase que funciona en el edificio de la Alcaldía y luego una clase en Cangahua, una de las parroquias rurales de este cantón.

El “Programa de Alfabetización y Educación para la Vida ‘Yo, Sí Puedo’” (Ñuka Ushanimi, en lengua kichwa)* arrancó en este cantón en 2005, en el marco de un convenio firmado entre el IPLAC (Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño) de Cuba, el Gobierno Municipal de Cayambe, el Gobierno Municipal de Cotacachi y el Parlamento Indígena de América. El objetivo es “reducir el nivel de analfabetismo en el Cantón Cayambe, donde en solo tres meses y una semana las personas podrán: 1. leer y escribir sus nombres y apellidos, 2. leer con cierta fluidez, y 3. redactar oraciones, telegramas y hasta pequeñas cartas” (p.3)*, que es lo que se ofrece en el Manual del Facilitador ‘Yo Sí Puedo’. El programa se hace en español, no en kichwa.

El compromiso del gobierno municipal de Cayambe incluye alojamiento, transporte, seguro médico y honorarios (USD 750 mensuales) del asesor cubano que representa al IPLAC en el Ecuador. El IPLAC asegura los materiales utilizados en el método ‘Yo Sí Puedo’ (cartilla, videocassetes y manual del facilitador), los asesores requeridos para la alfabetización y la post-alfabetización, y la coordinación general. El gobierno municipal de Cotacachi puso a disposición su experiencia con el ‘Yo Sí Puedo’ y los videos.

Conversando con el equipo técnico
Hay en el Ecuador en este momento 44 asesores cubanos trabajando en los diversos programas de alfabetización que llevan adelante varios gobiernos seccionales en convenio con el IPLAC. Los asesores tienen entre sus responsabilidades capacitar a los facilitadotes y los promotores, ecuatorianos.

Un promotor presente, que tiene a su cargo la supervisión de 11 puntos de alfabetización en la zona, explica que su función es “asegurar que se respete la metodología, vigilar la asistencia en cada punto, cada 15 días, y coordinar la reunión de la Junta Parroquial”. Cada comunidad elige al facilitador y el horario de las clases.

La información estadística del programa está al día, prolijamente recolectada y organizada. El componente administrativo parece marchar sobre ruedas, con pautas claras para todos los involucrados en el programa. La “Hoja de Visita de Inspección al Centro de Alfabetización” incluye un cuestionario detallado en torno al desempeño del facilitador, con 24 ítems que explicitan lo que se espera y valora en este programa como buen desempeño. La colaboración cubana, en este sentido, es invalorable, especialmente en culturas nacionales proclives a la desorganización, la impuntualidad y la informalidad, como la ecuatoriana. Llama la atención, eso sí, la ausencia de historicidad de este nuevo intento alfabetizador. Es como si las cosas se hicieran por primera vez, en el vacío, sin referencia el amplio historial de alfabetización de adultos que tiene este país y este cantón concretamente.

Yo Sí Puedo - Hoja de Visita de Inspección al Centro de Alfabetización *
1. Prepara con anticipación las clases y hojas de trabajo de los participantes.
2. Cumple con el horario programado para cada sesión.
3. Controla la asistencia de los participantes.
4. Verifica que cada participantes tenga los materiales.
5. Lleva el control de la escritura de los números y letras.
6. Organización y limpieza del punto de alfabetización.
7. Motiva el inicio de la clase.
8. Realiza la proyección televisada de las clases en su totalidad.
9. Repite aquellas partes de la cintas de videos a solicitud de los participantes.
10. Facilita la realización de ejercicios indicados.
11. Corrige la pronunciación de los participantes.
12. Utiliza el pizarrón para señalar la forma correcta de escribir los números, las letras y palabras.
13. Propicia el desarrollo de la lectura y escritura en todos los participantes.
14. Efectúa comprobaciones de la lectura y la escritura.
15. Revisa la realización de los ejercicios en la cartilla y hojas de trabajo.
16. Habla con entusiasmo, refuerza las conductas positivas utilizando palabras claves: muy bien hecho, eso es, te felicito, etc.
17. Atiende y responde con interés las preguntas de los participantes.
18. Propicia la participación del grupo.
19. Usa apropiadamente un tono de voz moderado, correcta dicción y naturalidad.
20. Evalúa el progreso de los participantes.
21. Resume y cierra la sesión de clases.
22. Controla el tiempo de cada fase de la clase.
23. Registra diariamente las dificultades de aprendizaje observadas con el objeto de corregirlas.
24. Controla los recursos puestos a su disposición.

Cartas idénticas de alumnos y “errores” de facilitadores
Al hojear la carpeta que contiene las cartas finales escritas por los alumnos que terminaron el programa de alfabetización en el cantón, encuentro - ¡oh, sorpresa! - varias cartas idénticas, es decir, con el mismo texto. Evidentemente, a estos facilitadores o facilitadoras no se les ocurrió mejor cosa que redactar y escribir el texto de la carta en la pizarra y pedir a los alumnos que lo copiaran. Como si pensaran que copiar y escribir son la misma cosa, como si no supieran que esta carta es un instrumento de evaluación final de los alfabetizandos en este programa, como si creyeran que nadie va a leer estas cartas…

- “Cayambe fue uno de los primeros lugares en que se inició el programa, son errores que se han ido superando”, me explica azorada Maura, una de las asesoras cubanas.

Se trata en verdad de un problema reconocible en éste y muchos otros programas de alfabetización que he visto dentro y fuera del Ecuador. “Error” típico de una cultura de enseñanza adicta a la copia y al dictado, a la vez paternalista e intolerante, que no alienta la libre expresión de los alumnos, espera respuestas únicas, no acepta la diferencia. “Error”, también, que a menudo no merece ser considerado tal pues está alineado con la trampa y el engaño, y que lamentablemente contribuye a echar sombras y dudas sobre las estadísticas y, lo que es más importante, sobre los niveles efectivos de aprendizaje alcanzados por los alfabetizandos en estos programas.

Una clase de Nivelación en un aula de la Alcaldía
Mientras hacemos tiempo para ir a la comunidad, visitamos una clase que funciona en la planta baja. Es una clase de Nivelación, nombre dado aquí a la etapa entre la alfabetización y la post-alfabetización, para la cual se ha preparado un breve material con lecturas. No deja de resultar extraña la elección del nombre. Nivelar significa igualar. En este caso, ¿nivelación respecto de qué?

En el aula hay 9 alumnos, 3 de ellos mujeres. Primera visita en el Ecuador en que encontramos en una clase más hombres que mujeres. Anoto: “Verificar si el número de hombres en el programa aumenta en esta segunda fase, que ya implica cierto manejo de la lectura y la escritura”. No pude después acceder a esa información desagregada por género, pero estoy segura que es una hipótesis correcta.

Siguiendo las recomendaciones del método, Rocío, la facilitadora, empieza refrescando la clase anterior, cuyo tema fue “La Batalla de Pichincha”. Hoy la clase gira en torno a los Símbolos Patrios. La lectura se refiere a El Escudo. Rocío lee el texto en voz alta y luego pide a sus alumnos que lo lean solos, en silencio, durante 15 minutos. Ahora explica el vocabulario nuevo. Elige las palabras bandera y símbolo para que los alumnos las definan y posteriormente pasen a escribirlas en la pizarra. Sigue la lectura de oraciones, dos o tres preguntas que vienen en el texto, y finalmente la escritura de una oración. No se envían deberes a la casa.

La Casa Comunal de Cangahua
Al final de un camino de terracería, llegamos a la Casa Comunal de Cangahua, donde funciona la clase de alfabetización de esta comunidad rural. Hace un frío que cala los huesos y ha empezado a llover. Adentro nos esperan varias mujeres indígenas, con ponchos, chalinas y sombreros. Hay un solo hombre, un viejito que permanecerá callado e inactivo durante la clase. Diana, la facilitadora, es un muchacha joven, mestiza, que vive en la comunidad.

El espacio ha sido organizado como aula usando tres bancas largas de madera para formar un ‘círculo cuadrado’ en torno al televisor. El televisor, de buen tamaño (27 pulgadas), está ubicado alto, en un estante de metal. La facilitadora tiene mesa y silla para ella. Detrás está la pizarra de tiza, pegada sobre la pared. A un costado, un mapa del Ecuador y el cartel de números y letras que sirve de material auxiliar en el método ‘Yo Sí Puedo’.

Cartel letras-números método ‘Yo, Sí Puedo’
1  a A
6  l L
11  p P
16  rr
21  h H
26  ll Ll
2  e E
7  r R
12  t T
17  q Q
22  ñ Ñ
27  z Z
3  i I
8  f F
13  v V
18  y Y
23  ch Ch
28  g G
4  o O
9  m M
14  s S
19  d D
24  j J
29  k K
5  u U
10 c C
15  n N
20  b B
25  x X
30  w W

A falta de pupitres para escribir, se ha entregado pequeñas tablas que cada persona tiene en las manos o apoya sobre las piernas. Bien por la solución, mucho mejor que nada. Pero el problema persiste. A medida que la clase avanza constatamos cuán difícil se hace escribir sosteniendo al mismo tiempo tabla, cartilla (abierta), hojas de trabajo (debajo de la cartilla), lápiz y borrador.

El piso, de cemento, agrega frío al frío del lugar. En el tumbado, dos escuálidos focos, con luz mortecina, tampoco ayudan a calentarlo. Los visitantes estamos entumecidos. Ellas, mujeres curtidas por el frío y la pobreza, tienen las piernas desnudas de la rodilla para abajo y los pies calzados con zapatos plásticos.

La clase
El Manual del Facilitador ‘Yo Sí Puedo’ orienta distribuir la hora de clase de este modo: 5 minutos para motivar a los participantes, 30 minutos de clase televisiva, 15 minutos de intervención del facilitador para complementar o aclarar dudas, y 10 minutos de receso o cambio de actividad, antes de comenzar la segunda hora (en los casos en que la clase dura 2 horas). Esta es la secuencia que veremos hoy y cuyo desarrollo describo aquí.

¿Qué hice hoy?
La clase empieza con una rueda en la que, parados y uno por uno, los participantes deben relatar qué hicieron hoy, en el tiempo que demora prendido el fósforo que sostienen en la mano.

- “Me levanté a las 4 de la mañana. Amarro vaquita, borreguito, puerquito, después ver papita, vengo aquí cansado”.

Así habla Doña Rosa, en su chaupi *español, en sus 30 segundos de llama. Y así siguen hablando las demás, con variaciones pero con el mismo chaupi español, similares horarios, mismos animalitos, mismos quehaceres.

Aprovecho para preguntar: ¿dónde viven? y ¿cuánto tiempo les toma llegar aquí? Doña Jacinta cuenta que camina una hora y media, cruza dos acequias y, cuando llueve, no viene a clase pues el río crece y se hace imposible cruzar.

Angela y la videoclase
Después de un breve repaso de la lección anterior, la 28, la de la letra G, Diana informa:

- “Hoy vamos a conocer las dos últimas letras: la K y la W, que son también las dos últimas lecciones de la cartilla, la 29 y la 30”.

Siguiendo los pasos didácticos del método, Diana escribe en la pizarra esta oración:
En ese mercado venden por kilogramos

Luego pide a sus alumnas que observen en sus respectivas cartillas la palabra kilogramo, que aparece acompañada con el dibujo de una balanza.

Ahora prende el televisor y el VHS. Ha llegado el momento de la videoclase.

- “Angela nos va a explicar sobre la K, la nueva letra de hoy”, anuncia Diana.

- “La letra K se usa en muchas de nuestras lenguas indígenas”, se escucha en el video. Y luego Angela – la maestra cubana dentro de la pantalla – explica lentamente cómo hacer los trazos para escribir la K. Algunas mujeres indígenas en esta clase viva pueden imitar los trazos que aparecen en la pantalla, otras no.

Ahora viene la asociación entre letras y números en que se basa este método (bajo el supuesto de que lo conocido: los números, les ayudarán a las personas adultas a aprender lo desconocido: las letras).

- Video: “Escribe sobre cada número la letra que le corresponda”

W  i   ll  i   a   m
                                                    30    3   26    3    1     9

- Video: “Les doy tres nombres, ustedes escogen uno y construyen una oración: Walter, Wendy, Wilson”. 
(La mayoría de estas mujeres sólo alcanza a dibujar la W).

Ahora aparece en la pantalla la oración: “Wendy estudia mucho”.
(Los alumnos deben copiarla en sus hojas, pero no alcanzan a hacerlo).

A continuación aparece en la pantalla la oración: “Wilson ya sabe leer”.
(Los alumnos tampoco alcanzan a copiarla).

Confirmamos nuevamente en esta visita: el video corre muy rápido para personas que apenas empiezan a aprender e incluso apenas están familiarizándose con el video y con este sistema de aprendizaje. El brillo no permite ver bien la pantalla, entre la luz que todavía entra por la ventana y la poca luz artificial que hay adentro. El ruido de la lluvia hace difícil escuchar el audio. Visión y audición mejorarían con los alumnos más cerca del televisor, pero esto implicaría reorganizar el espacio y poner las bancas en fila, como en misa. Ciertamente, crear un buen ambiente de aprendizaje - espacio, mobiliario,  tecnologías - requiere una armonía difícil de lograr en situaciones de pobreza y precariedad extremas, como las que acompañan al analfabetismo y a las personas analfabetas en nuestros países y especialmente en zonas rurales.

Diana y la clase presencial
Ahora Diana apaga el video, toma la posta y asume la clase para “repasar o consolidar” lo enseñado por Angela en la teleclase, con ayuda de la pizarra. Dibuja lentamente la K con líneas punteadas, insistiendo nuevamente en la dirección que debe tener cada trazo.

-   “La letra K siempre vendrá acompañada del número 29”, recalca.
- “Las letras mayúsculas se usan al iniciar una oración, para los nombres de las personas, de las ciudades y los pueblos”, recuerda.
-   “Ahora vamos a ver las combinaciones de la K con las vocales: ka ke ki ko ku”.
-   “Se la utiliza en lenguas extranjeras: maya, guaraní, y en nuestra lengua kichwa”.
-   “Ahora vamos a hacer los ejercicios que no terminaron con Angela, nuestra amiga”.

A continuación, Diana escribe en la pizarra una hilera de líneas pequeñas y una hilera de números debajo de cada una de ellas, como se establece en el método:

__   __   __  __  __  __  __    __   __  __   __   __   __    __   __  __  __ __  __  __   __  __
2   6    7   3   4   2   14   12   1   1   19   4   14   29   3   6   4   9   2   12   7   4

Una por una las alumnas pasan a la pizarra a llenar la letra que corresponde encima de cada número, ayudándose para ello con el cartel de letras y números ubicado junto a la pizarra. Terminado el ejercicio, el resultado final en la pizarra queda así:

E_ l_  r_  í_  _o_  e_  _s_  _t_   á_ _a_  d_ _o_   s_  _k__i_  l_  ó_  m_  e_  t_   r_  o_ _s
    2   6   7   3    4   2    14    12   1    1   19   4   14   29   3   6   4    9   2   12   7   4   14

Así pues, la oración formada es:
El río está a dos kilómetros

-     “Muy bien, ya hemos escrito la oración entre todas”, concluye Diana entusiasmada.

“Entre todas” quiere decir aquí una letra por persona. En realidad, además, varias de las alumnas han tenido dificultad para realizar este ejercicio, a pesar de que Diana les insiste que lo han hecho muchas veces, que tienen a la vista el cartel con las letras y sus respetivos números asociados, que ya están llegando a las últimas lecciones de la cartilla…

- “Están apenas un mes en clase”, se voltea Diana a explicarme. “Son analfabetos puros. Y las señoras ya son mayorcitas”.

¿Puede llamarse a esto ‘escritura’? Lo que han hecho las alumnas es un ejercicio de apareamiento entre números y letras, poniendo cada letra encima de cada línea y de cada número, ayudándose con el cartel de letras-números pegado en la pared. Una especie de juego de “El Ahorcado”, pero más mecánico, pues en El Ahorcado cada letra faltante se llena en base a una anticipación significativa de toda la palabra, frase u oración.

- “Ahora vamos a leer la oración que hemos formado”, instruye Diana. La lee en voz alta y luego pide al grupo que la lean. De este modo anula propiamente la lectura, lo que queda es sólo memoria y repetición.

- “Ahora cada uno va a copiar la oración en su hoja”, instruye Diana.

Las alumnas copian solo la hilera de letras (“la oración”), no la hilera de números. ¡Muy bien! En otros lugares que usan el método ‘Yo Sí Puedo’ he visto alumnos que tratan de copiar tanto las letras como los números, e incluso las rayitas del medio que separan unas y otros, evidentemente sin comprender bien el sentido de lo que están haciendo…

Observo que una señora escribe uu cuando se le pide que escriba “la letra 5”. Al mirar el cartel de letras y números, entiendo de inmediato la explicación de este aparente error. En cada casillero hay un número y a cada número corresponden en verdad dos grafías - la minúscula y la mayúscula - de la misma letra. En este caso, el casillero 5 contiene la u y la U. La lógica de la señora es pues impecable, sigue al pie de la letra la instrucción.

- “Ahora vamos a hacer un pequeño descanso, vamos a hablar de lo que nos habló el video. ¿Qué lenguas hablamos aquí en nuestra comunidad?”, introduce Diana como tema de conversación. Todos responden que hablan castellano y kichwa.

- “Hablamos kichwa con los mayores y castellano con los hijos.  Ellos ya no quieren la lengua antigua, prefieren aprender inglés”, explica con picardía una de las señoras (risas).

Diana da por concluida la clase. Yo anoto en mi diario de campo: ¿¿Lectura y escritura??, con doble signo de interrogación. Al repasar mentalmente lo que he presenciado aquí, me pregunto si ha habido un solo acto genuino de lectura o de escritura por parte de las alumnas. Lo que ha habido es copia y apareamiento entre letras y números – lo que no es escritura - y repetición de lo leído por la facilitadora – lo que no es lectura. Hoy han completado las lecciones de la cartilla, en el primer mes de clases, pero es evidente que leer y escribir son aún un logro lejano, incluso para los estándares y objetivos planteados dentro de este programa: “1. leer y escribir sus nombres y apellidos, 2. leer con cierta fluidez, y 3. redactar oraciones, telegramas y hasta pequeñas cartas”. Quiero creer que, en el tiempo que resta de clases y en el que sea necesario más allá de los plazos fijados, estas mujeres lo lograrán. Es una necesaria y justa retribución a su esperanza y a su  esfuerzo.

La galería de dibujos
Terminada la clase, vienen el agasajo y la despedida. Nuestras anfitrionas han preparado una comida - papas con salsa de maní, sánduches de jamón y queso, salmones fritos pescados hoy mismo en el río – y un brindis con punta*, el mejor antídoto contra el frío. Mientras transcurre el ajetreo de los preparativos y la comida, me dedico a mirar la galería de dibujos hechos por estas mujeres y expuestos en la pared lateral.

Yo me llamo Tránsito Quishpe” está escrito en una de las cartulinas, a modo de título, y debajo el dibujo de una mujer, delante de una casa, junto a un perro y una vaca.

Yo me llamo Rosalía Quishpe” dice otro, ilustrado con casa, camino, animales, árbol y una mujer acarreando un balde, seguramente con agua adentro.

Yo me llamo María PQQ” dice otro, con dibujos de una mujer, un gato, un chanchito, una oveja, y sus respectivas palabras escritas al pie de cada uno de ellos.

Mujeres en sus quehaceres rutinarios, rodeadas de su casa y sus animalitos, sin hijos, sin hombres. Verdaderos identikits que ponen imagen y color a los relatos de vida cotidiana que hemos escuchado al inicio de esta clase. Textos y dibujos que expresan lo que son, lo que hacen, lo que conocen, lo que tienen… ¿Y si se les pidiera a estas mujeres que dibujen lo que sueñan, no lo que son y tienen, sino lo que desean?

* Kichwa: escritura del quichua o quechua en el Ecuador, atendiendo a la ortografía unificada.
* El convenio puede verse en el sitio del Municipio de Cayambe http://www.municipiocayambe.gov.ec/pdf/con_cuba.pdf
* En la aplicación del ‘Yo Sí Puedo’ en Córdoba-Argentina, se agregó un ítem a esta lista: “Asigna tareas para la siguiente sesión”.
* chaupi: medio, en kichwa, adoptado en el español de la Sierra ecuatoriana.
Rosa María Torres, Una clase de alfabetización entre rejas (Rep. Dominicana)
Rosa María Torres, Aprendiendo a leer y escribir en lengua mixe (México) 
Rosa María Torres, Colegio durante el día, Misiones a la noche (Caracas)
Rosa María Torres, Cooperativas, Misiones Bolivarianas y escuela rural (Venezuela)
Rosa María Torres, Programa de Alfabetización Encuentro y Barrios de Pie (Argentina)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...